afribuku

cultura africana contemporánea

Art Melody lanza nuevo disco para enfrentar la crisis artística

art melody FC paysan

La medidas de distanciamiento social provocadas por el COVID-19 han desembocado en una crisis sin precedentes en el mundo cultural y artístico. Después de anular la gira de presentación de Zoodo, su más reciente y aclamado álbum, el rapero burkinés ha decidido lanzar un nuevo trabajo en tiempo récord y pide apoyo a los fans.

Aún nos queda todo un iceberg por tragar y, dando un paso adelante, algunos artistas han decidido hacerse un cócktail con el hielo que les golpea.

En 2019 Art Melody lanzó un gran trabajo discográfico, “Zoodo”, que recuperaba la frescura de aquel “Wogdog Blues” que tantos elogios recogió en 2013. Tras cosechar una buena colección de críticas entusiastas, la gira de presentación del disco, que llevaría a este rapero y activista burkinés a los mejores escenarios europeos, se anula debido al COVID-19. Mamadou Konkobo, Art Melody para el arte, ha decidido armarse de valor tras la forzosa anulación de su inminente gira por Europa y, para ello, se pone manos a la obra, se levanta y pide apoyo a sus fans a través del lanzamiento de un nuevo álbum grabado en tiempo record.

El resultado artístico de esta iniciativa es básicamente un milagro. Un nuevo disco, “FC Paysan” (Futbol Club Campesino), que se erige como un nuevo pico creativo en su carrera presentando un sorprendente cambio de registro en su sonido. Art Melody se escuda por sus habituales cómplices Redrum y Dj Form, además de colaborar con el grupo estadounidense de post-rock y compañeros de sello, Road of Seahorse, en una sorprendente, acústica y reposada “Pa Nana Ye” o con el electro-jazz experimental que utiliza como base el neoyorquino Afrikan Sciences.

A las habituales influencias del hip-hop 90´s y a sus raíces Mossi, que ya forman parte del sello personal de Art Melody y que podemos volver a disfrutar en canciones como “Bour Bouré” o “Tond», se añaden a la ecuación sonidos más techno-industriales como “Som Zita”, las jazzística “Gomdé” y “Africa”. Además, el burkinés se abre a estilos pop de corte contemporáneo a lo Panda Bear a través de ese emotivo homenaje a Thomas Sankara que es “Lost King”, y que ya se encuentra entre lo mejor de su repertorio.

Todas estas nuevas influencias en su sonido, ya sean pop, jazzísticas, experimentales o acústicas, aúpan a “FC Paysan” a formar un compendio colorista que se ve aderezado por un Art Melody con un flow más elástico y, por tanto, acorde a la variedad estilística que plantea el álbum. 

La temática de las rimas que escupe Art Melody con tanta contundencia continúa incidiendo en la línea política y social, más concretamente acerca de la difícil situación que vive su país, Burkina Faso, la Tierra de los Hombres Íntegros. Su discurso continúa siendo rotundo e incisivo, aunque, al igual que en su música, en esta ocasión observamos relatos más íntimos que en anteriores trabajos. La sabiduría popular del medio rural en el que habita Art Melody se cuela en sus versos, en el que los refranes, consejos y experiencias tanto de los sabios como de sí mismo, se licúan de manera concisa, empática y combativa.

Aunque la duración del álbum apenas sobrepase los 25 minutos y nos quedemos con ganas de más registros, quiebros y volteretas musicales, “FC Paysan” nos transporta a un estado mental que recuerda al provocado por “Wogdog Blues”. La fuerza y aspereza del flow del rapero-agricultor burkinés (como a él mismo le gusta definirse), nos sigue golpeando en la mandíbula, aunque esta vez el dinamismo de la música que le acompaña nos presenta un mundo más sutil, quizá más dubitativo y urbano.

“Paysan FC” fue grabado durante las semanas previas al confinamiento planetario, pero las mezclas y masterización se han realizado en este mismo periodo. Ahora, y para paliar el agujero generado por la crisis cultural que estamos empezando a vivir, Art Melody pide ayuda a sus fans para que puedan apoyar su trabajo cuyo lanzamiento oficial está previsto el 5 de junio en formato digital. No se puede ser más claro ni directo: sin sus espectáculos sobre el escenario, el artista no puede vivir.

Es hora de apoyar a los artistas que tantas alegrías nos dan y nos han dado, especialmente durante estos tiempos tan extraños, en los que, sin el arte, ya sea el cine, la literatura o la música, nos hubiéramos vuelto todos locos. Nos necesitan para seguir creando, para continuar viviendo de su arte, para sobrevivir.

Arrimemos el hombro.

Enlace a la preventa del álbum haciendo clic aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.