afribuku

Aziza Brahim: “Si existe una escena cultural saharaui hay que buscarla en la diáspora y la clandestinidad”

Javier Mantecón 2 abril, 2014

Existen en África países olvidados, que apenas son mencionados en los medios internacionales. Países cuyos modos de vida e identidades culturales son invisibles para el resto del mundo, en ocasiones por su lejanía y su poca proyección internacional y en otras por la incomodidad que supone su propia situación política. Sería baladí realizar un breve resumen acerca de la situación que vive el Sáhara Occidental en estos días y su historia reciente (preferimos  ofrecer el excelente resumen en forma de cómic que el autor español Mauro Entrialgo realizó en su momento aquí) pero sí hacemos un llamamiento ante el absoluto desconocimiento del mundo hipanófono acerca de la cultura saharaui. La difícil situación política y social que vive el Sáhara Occidental no le priva de generar una base artística de calidad, como es lógico. Esta  escena cultural saharaui nos presenta grandes propuestas con cierta asiduidad, sin embargo una de las artistas que más revuelo está generando en los últimos años es sin duda Aziza Brahim.

Aunando calidad, contemporaneidad y conocimiento de su propia tradición, la músico y también actriz ha editado tres discos en el mercado internacional, Mi canto (2008), Mabruk (2011) y por último, Soutak (2014), con el que ha dado un paso de gigante en su propia propuesta musical. Editado por el sello alemán Glitterbeat, cuya nómina incluye también a Tamikrest o a Samba Touré, Soutak es un disco redondo que esperemos le permitirá abrirse paso en los escenarios de medio mundo. Nacida en el campo de refugiados de Tinduf, Aziza Brahim nos canta sobre la vida, el amor y por supuesto, sobre su pueblo, combinando la música haul del Sahara con el blues saheliano más deudor del maestro Ali Farka Touré. Su voz, evocadora y melódica a partes iguales, baña una carrera en ascenso que esperemos pronto despegue como se merece.

Aziza Brahim accede amablemente a conversar con afribuku con el motivo del lanzamiento de Soutak, cuya escucha fervientemente recomendamos.

 

¿Cómo se siente acerca de lanzamiento del nuevo álbum?

Me siento contenta, orgullosa por la excelente acogida de mi nuevo disco por parte de la crítica internacional. Y llena de energía para ofrecer estas canciones nuevas a todas las personas que deseen escucharlas.

¿Qué cree que ofrece respecto a sus anteriores dos discos?

Al menos, la evolución de mi trabajo hacia terrenos más acústicos y hacia culturas musicales que siempre han estado cercanas a la mía.

“Soutak” suena más orgánico y acústico que sus anteriores trabajos. ¿Por qué tomó esta decisión?

Necesitaba llevar a cabo una propuesta más sencilla, con una instrumentación más suave que permitiera situar al tabal y a la voz en el centro del escenario.

La producción del disco se nota más pulida que sus anteriores trabajos. ¿El hecho de cambiar de sello a Glitterbeat ha ayudado a que así sea o es una decisión artística personal?

Mis anteriores trabajos han sido producidos por mí y tenían el sonido que yo buscaba en aquel momento. Evidentemente, en Soutak he contado con la impagable colaboración de un productor de la talla de Chris Eckman, que ha trabajado con Samba Touré, Ben Zabo, Tamikrest, entre otros, que tiene una larga experiencia como músico pues es uno de los fundadores de The Walkabouts, así como del proyecto Dirtmusic, que además tiene una sólida carrera en solitario y conoce a la perfección la mayoría de los procesos que esta profesión exige.

¿Piensa que compartir sello con artistas como Tamikrest o Samba Touré va a favorecer que el público la asocie con la música del Sahel?

En principio, tendríamos que determinar qué es eso de la música del Sahel. Para mí no es tan importante con quién o con qué me asocien como que mis canciones lleguen al público y éste disfrute con ellas. En todo caso,  es un orgullo estar en Glitterbeat y compartir sello con esos artistas.

Se ha manifestado admiradora del trabajo de Ali Farka Touré, Tinariwen, Bombino o Tamikrest y así podemos escucharlo en sus tres trabajos. ¿Ha impactado la escena de blues tuareg en el Sáhara Occidental, aun no compartiendo su lengua y cultura?

A mucha gente de mi país les apasionan estos artistas. En mi país se escucha mucho blues. Nos inspira la música de esos y otros artistas africanos. Estamos familiarizados con ellos, sobre todo con Ali Farka, el resto son más recientes. El mayor impacto de esas músicas se ha producido en el mundo “occidental” ya que hasta hace poco no se les prestaba tanta atención.

¿Cree que la música haul está suficientemente valorada en la escena africana?

Sí, en los países en donde se practica (Mauritania, Sáhara Occidental, parte de Malí y parte de Senegal – la región de Trab-el-Bidan – Argelia,…)  está muy bien valorada. En el resto de África no es tan conocida, pero se está dando a conocer bastante y tiene una buena acogida.

promoglitterbeat1

¿Cree que la incorporación de nuevos instrumentos como la guitarra al tidinit o al t’bal a la música haul puede hacerle perder su esencia o por el contrario cree que puede enriquecerla y ayudar a presentarla a audiencias más extensas?

Esos instrumentos son pilares fundamentales de la música haul, así que no veo porque vayan a desvirtuarla o a hacerle perder su esencia. Antes al contrario, la están enriqueciendo desde sus orígenes.

Sus letras se centran en su gran mayoría en los problemas que vive su pueblo. ¿Piensa que a través de la música se pueden abordar parte de este tipo de problemas?

No sé si se puede o si se debe hacer esto, pero yo no puedo ponerme a cantar exclusivamente sobre la belleza de las talhas, mientras mi tierra es la zona del mundo con más minas antipersona. Le aseguro que me encantaría y, a veces, lo intento, pero tengo la necesidad de tratar todos los temas que me inquietan, principalmente los que se refieren a la lucha de mi pueblo y a su relación con otras luchas y otros pueblos. A pesar de ello, procuro encontrar espacios donde pueda cantar a la belleza de las talhas porque creo que también tenemos derecho a ello.

¿Cree que aún existe un gran desconocimiento acerca del Sáhara Occidental y su cultura en el mundo, particularmente en España?

Desgraciadamente, en el mundo todavía sí, a pesar de que documentales como Los hijos de las nubes, de Álvaro Longoria o películas como Wilaya de Pedro Pérez Rosado (en la que tuve el honor de participar) han contribuido a informar y hacer reflexionar a gente en muchos lugares del mundo. Pero, en España, la población civil es muy consciente de la situación y por eso demuestran una solidaridad entusiasta con nuestra causa, visitando los campamentos, recogiendo alimentos básicos para enviarlos a la población refugiada o acogiendo a nuestros niños dentro del programa Vacaciones en Paz.

¿Sus discos se distribuyen en el Sáhara Occidental? ¿Qué relación tiene con su país actualmente?

Si el negocio de la distribución musical está actualmente difícil en España y en Europa, imagínese en el Sáhara Occidental, un país desterrado de su propio territorio. Sé que mis discos se escuchan en mi país, tanto en los campamentos como en los territorios ocupados y a mucha gente les gustan. Pero nunca han sido distribuidos allí. Yo, siempre que puedo, cuando el trabajo me lo permite, voy a mi casa en los campamentos de refugiados de Tinduf a visitar a mi familia.

¿Existe una escena cultural saharaui? Y, si es así, ¿cómo la definiría?

Existen grandes artistas en todas las disciplinas. Pero, vivimos entre el exilio, repartidos por el mundo y la censura en nuestro propio territorio. Si existe una escena cultural hay que buscarla en la diáspora y la clandestinidad.

¿Qué quiere transmitir con su música?

Hago canciones, el público tendrá sus impresiones. Mi intención es contribuir al desarrollo de la cultura musical saharaui, hacerla evolucionar desde la tradición a la modernidad.

¿Cuándo podremos verla por los escenarios españoles? ¿Y en los latinoamericanos?

El pasado verano, estuve de gira por el Estado español. Hay que decir que la situación económica del país con ese 21% de IVA para espectáculos culturales desalienta la organización de conciertos.  De momento, todas las propuestas que tengo para la presentación de Soutak son de escenarios europeos.

Like this Article? Share it!

About The Author

8 Comments

    Leave A Response