afribuku

Brazzaville, escenario de la última entrevista de Jean Genet

Alejandro de los Santos 31 octubre, 2012

Corría el año 1985 cuando el escritor francés Jean Genet concedió su última entrevista al periodista Nigel Williams de la BBC meses antes de su fallecimiento.

Los registros audiovisuales de la época muestran a un Genet provocador y descomedido, que rechaza seguir el esquema lineal y artificial de entrevistador y entrevistado, preguntas y respuestas. Su interlocutor aparece en el plató cuaderno en mano, con algunas anotaciones que supuestamente le servirían de guion al repasar algunos de los episodios personales que más influyeron en la obra de uno de los autores franceses más importantes del siglo XX. Para alguien que ha pasado media vida entre rejas, el planteamiento de Williams se asemejaba peligrosamente a los interrogatorios a los que se vio sometido Jean Genet  en una infinidad de ocasiones. Y por esta misma razón, se hacía necesario invertir los papeles o, en palabras del propio autor, “romper el orden”.

De este argumento se valieron Dieudonné Niangouna, joven escritor de la República del Congo, y la directora de escena francesa Catherine Boskowitz para montar la obra La dernière interview en el año 2010, momento en que se conmemoraba el centenario del nacimiento de Jean Genet. En un periodo de descanso profesional, Boskowitz decidió recorrer las orillas del río Congo en busca de elementos de inspiración para un proyecto de creación teatral con artistas de la zona. En la ciudad de Brazzaville se puso manos a la obra junto a un director de cine, un fotógrafo, varios artistas plásticos y el actor, director de escena y escritor Dieudonné Niangouna. Se eligió trabajar en torno a la obra de Jean Genet, probablemente por su compromiso con el continente africano y por haber escrito obras tan controvertidas como Los Negros (1958) en la que se denuncia toda forma de racismo primitivo. En ese proceso se gestó una escenografía sencilla, compuesta apenas por una mesa, dos sillas, una cámara de video, una televisión y unos paneles de madera colocados de forma irregular, que permitiesen recrear la última entrevista del autor galo. La narración precisaba un espacio donde se quebrase la frontera entre público y artistas, entre personajes y actores, entre ficción y realidad. Porque en esta obra todos los formalismos se disuelven, todo se entremezcla.

Dieudonné Niangouna

Mientras el público entra en el teatro, se proyecta en bucle una grabación de la última entrevista de Genet. El patio de butacas del teatro se encuentra vacío, esta vez la platea se reubica en el mismo escenario y, desde el comienzo de la narración, Dieudonné Niangouna se camufla entre los asistentes a la espera de que termine el vídeo, alzar la voz y dar inicio a la obra. En la escena tan solo se encuentra Catherine Boskowitz, en el papel de Nigel Williams, siempre al lado de la cámara de vídeo y con su cuaderno de notas entre las manos. El protagonista habla solo, en sus primeras palabras repasa una infancia marcada por las dificultades propias de un huérfano en el París de entreguerras, donde el hurto y la delincuencia se convierten en uno de los pocos modos de subsistencia. Aunque el argumento parece perfilarse alrededor de la vida y obra de Genet, al cabo de unos instantes el actor describe una niñez casi paralela en las colonias francesas de África, criticando los desafueros del colonialismo y sus consecuencias en la identidad de los africanos. La experiencia de vida de Jean Genet se diluye en la de Dieudonné Niangouna, creando un diálogo entre ambos, con sus similitudes y encontronazos, que desemboca en un monólogo del escritor congoleño sobre la lengua francesa como forma de comunicación de los autores africanos francófonos. Quizá este punto de la obra resulta algo más débil, este debate lleva planteándose desde los inicios de las independencias africanas y a veces puede resultar redundante.

El personaje de Nigel Williams entra en acción, no sabemos bien si como periodista o como directora de escena. Trata de poner orden a una entrevista que se le escapa de las manos, a un personaje que elude tanto el esquema cartesiano de preguntas y respuestas como la disposición estándar de un estudio de televisión. Genet (o Niangouna, no sabemos bien) se levanta, sale del escenario, desaparece, se sienta, le pide un cigarrillo a uno de los asistentes, se indigna, grita, rompe una mesa … Al hilo de ese desconcierto, Genet se serena, parece centrarse más en su propio personaje y nos habla de algunos pasajes más polémicos de su vida. Indaga en su condición abierta de homosexual que lo condenó a prisión durante años, su relativa implicación durante Mayo del 68 por tachar el movimiento de burgués y falto de valor real para el combate, o su participación directa en la reivindicación de los derechos de la comunidad afroamericana junto a los Panteras Negras. Al cabo de unos minutos Genet se aburre de hablar de si mismo e interroga a la periodista sobre de su existencia, sobre la monotonía de pasar toda una vida cuestionando. Ella se resiste pero el autor no se rendirá fácilmente, insistirá implícitamente durante el resto de la obra en la necesidad de “mirar la sociedad en diagonal”, de invertir la perspectiva de todo para acercar aún más a los seres humanos, para hacer las relaciones menos mecánicas.

Jean Genet y Angela Davis

La dernière interview se encuentra actualmente de gira por África gracias a la red de centros culturales franceses, y ha recorrido varios de los principales festivales de teatro más prestigiosos de Francia. El nudo de África con la antigua metrópolis se mantiene en este caso, aunque esta vez en un proceso de diálogo y de experiencia creativa de calidad. Son numerosas las producciones artísticas entre África, Francia u otros países occidentales, aunque en ocasiones se percibe cierta falta de rigor y una alta dosis de paternalismo y de exotismo gratuito. Se agradecen las creaciones en las que África y occidente se miren de igual a igual y se fomente la creación de lenguajes comunes e inéditos.

Concepción y puesta en escena: Catherine Boskowitz

Autor: Dieudonné Niangouna

Jean Genet: Dieudonné Niangouna

Nigel Williams: Catherine Boskowitz

Like this Article? Share it!

About The Author

5 Comments

    Leave A Response