afribuku.com

Los cuentos que unen a dos continentes

Invitado 13 enero, 2016

Autora invitada: Susana Garrido (Colombia) 

Menelik II aparece en las enciclopedias como un gobernante destacado del imperio de Etiopía, quizás uno de los más afortunados y prestigiosos. Su victoria sobre una Italia que trataba de imponerle un protectorado le dio popularidad y fuerza para echar las bases de un país independiente.

Lo que desconocíamos son sus aires de joven provocador, casi sardónico, que usaba para desquiciar y marear a sus interlocutores europeos. En aquella época (1894), la mayoría de los países europeos estaban interesados en establecer relaciones capciosas con países sumisos de África y así asegurarse los recursos naturales para asentar su crecimiento.

Era sin contar con la astucia del «bailarín» Menelik que supo poner a su sitio a los italianos, de la misma forma que lo haría un boxeador en un ring, esquivando el ataque en el momento apropiado y plantándose con un golpe totalmente inesperado. Así fue Menelik II. Un dolor de cabeza. Y así lo pinta el periodista Johari Gautier Carmona en su obra Cuentos históricos del pueblo africano (Ediciones Almuzara, 2010).

Del mismo modo, casi tres siglos antes, el joven Benkos Biohó (también conocido como Domingo Biojó), un príncipe del África negra hecho esclavo a mano de los comerciantes negreros se esforzaba en reivindicar su dignidad en el suelo americano.

No era tarea fácil frente a unos pobladores europeos que consideraban al negro como un simple animal de campo. El esclavo se compraba y vendía como si fuera un bovino, dependiendo del peso, de su estatura o robustez.

Benkos Biohó, un eterno indómito, un africano de espíritu libre, logró escaparse desde muy temprano y organizarse en un palenque de la actual costa Caribe de Colombia para luego, poco a poco, ir ganando confianza y exigir sus derechos. Así fue como consiguió lo impensable: ser reconocido por la Corona española como un rey, el rey de Arcabuco, y ser autorizado a penetrar en la ciudad de Cartagena de Indias subido a un caballo, portando sombrero, daga y espada.

Cubierta_Cuentos históricos del pueblo africano_16.5mm_0510«¿Quién hubiera pensado que un esclavo llegado de Guinea lograría arrancar un tratado de las manos españolas? ¿Quién se hubiera imaginado que un pobre desplazado como yo, un hombre encadenado, acabaría al mismo nivel que la nobleza blanca?», se pregunta Benkos Biohó en el relato Un rey negro en América Latina, de Johari Gautier.

El paralelo entre Menelik II y Benkos Biohó es interesante. Descubrimos que, pese a estar dividido por el océano Atlántico, el pueblo africano ha mantenido en las dos orillas un camino parecido, tortuoso, marcado por el dolor, la humillación y el sometimiento.

De ambos lados del Atlántico, hombres y mujeres como Chaka Zulú, Sundyata Keita, Joseph Ignace, Martin Luther King, o Rosa Parks han tenido que esforzarse –y sacrificarse a su manera– para defender sus libertades, soñar nuevamente y exigir una vida en paz.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Johari Gautier Carmona (1979) es un escritor y periodista franco-español nacido en París (Francia). Actualmente reside en Valledupar (Colombia), tras haber vivido en Barcelona (España) y Derby (Inglaterra).

Like this Article? Share it!

About The Author

4 Comments

  1. Mar 26 julio, 2016 at 8:21

    Me he quedado de piedra con «el pueblo africano»… como África es tan pequeña ;-P.
    Intentaré echarle un vistazo, porque parece interesante, pero realmente podrían haberse esmerado un poco más con el título.

  2. Alejandra Ntutumu 8 agosto, 2016 at 9:50

    ¡Muy Interesante este artículo! Los cuentos reconstruidos como herencia cultural nos ayudan a entender el mundo y entendernos mejor. Desde el proyecto potopoto (www.potopoto.es) queremos poner en valor este material mediante la recuperación de #Afrocuentos o cuentos de origen africano adaptados, en nuestro caso, al público infantil 🙂

  3. John Gambe 5 septiembre, 2016 at 22:17

    He comprado el libro motivado por este artículo, y no puedo dejar de recomendarlo. Es una obra que abre horizontes y, además, se edifica sobre un panafricanismo inspirador.

  4. Julio Antón 5 septiembre, 2016 at 22:25

    Es una reseña muy ilustrativa de los “Cuentos históricos”, pero yo diría que, más que crear un vínculo entre 2 continentes, crea el vínculo entre 3 (África, América, y Europa). De acuerdo con el previo comentarista (Jhon), el libro brilla por un espíritu panafricanista, pero también por su narrativa y estética (fresca, irónica e impactante). A Mar (más arriba): simplemente le digo que el título se entiende leyendo la obra. Tiene sentido.

Leave A Response