afribuku.com

El triunfo edificante del coraje

Invitado 24 septiembre, 2015

Autor: Olivier Barlet (africultures)

Difret tiene los problemas de una película de tesis pero que tiende también a superarlos, lo que provoca que verla resulte una experiencia contradictoria: sentimos esta película como algo importante por lo que transmite, pero su forma bloquea la emoción que nos llevaría a dar el visto bueno. “Difret” quiere decir “coraje” en amárico: es el centro del relato, el coraje de Meaza Ashanafi, abogada jubilada que funda una asociación de abogados al servicio de mujeres violadas, que sólo podría tener éxito gracias al coraje de Hirut, una joven campesina de 14 años víctima de la tradición del “telefa”, según la cual un hombre debe secuestrar a su futura mujer, que a su vez será concedida a su familia. En una tradición que podría encontrar su sentido en la separación del seno familiar, los hombres machistas han cometido un acto de violencia y Hirut será violada la misma noche de su secuestro. Que esta tradición haya podido alcanzar cierto sentido en una práctica más ligera no es algo que suela aparecer en este tipo de películas, en las que domina la dualidad bueno-malo, ilustrados-retrógrados, feministas-machistas. Será necesario construir un relato que se inspira en muchas ocasiones en películas de acción, para que la obra sea edificante y para que su propósito se imponga como una evidencia para el espectador. Nos topamos entonces con el punto de vista único de una abogada al servicio de mejorar la condición de las mujeres, cuyo método brusco se antoja como eficaz, tal y como lo demuestra su intervención diligente hacia un marido violento que soluciona el problema en algunos minutos.

DIFRET_28

He aquí el desconcierto: por un lado, una película que muestra más de lo necesario, que recurre por ejemplo a un primer plano de un fusil olvidado en una habitación para revelar que Hirut va a poder cogerlo, mientras que antes ya habíamos visto a su violador dejarlo en la entrada y, por el otro, un biopic (película biográfica) que da cuenta de un combate esencial, el de una mujer real que ha recibido numerosos premios internacionales, entre ellos el Hunger Prize, bautizado como el Premio Nobel africano. Los hechos se remontan a los años 90 y sin duda era importante recordar ese episodio, pues ese mismo combate no tiene fin, ni en Etiopía ni en ningún otro lugar. Se trata de un combate a nivel jurídico y los avances obtenidos permitieron que las mujeres etíopes estuviesen mejor protegidas en el reconocimiento de sus derechos, pues ahora ellas están amparadas por la ley. Mientras que el ministerio y la policía se presentan uniformemente obtusos en la perpetuación de la autoridad de una tradición obsoleta, e incluso el tribunal campesino se muestra excluyente y sin piedad, el combate jurídico aparece como la institución progresiva de un Estado de derecho y de un funcionamiento democrático que se apoya en la justicia.

Difret

Difret no prescinde de la cartela que se ve demasiado a menudo al comienzo de las películas: “esta película está basada en una historia real” – algo que resulta inservible ya que el lazo con los personajes reales se aclara en los textos y en las fotos de los créditos finales, pero también problemático, pues la voluntad por tener que demostrar de la película acaba manchando la credibilidad de esta reconstrucción. Es justo la reconstrucción de lo vivido por Hirut lo que plantea un problema, ya que su relato habría sido más fuerte si hubiera abierto la experiencia a un espectador al que se incite a que represente los hechos por sí mismo. Esto no impide que la cámara al hombro que acompaña las escenas “de acción” aporte intimidad y distancia al mismo tiempo, aligerando esa voluntad retórica y permitiendo quela película huya de la denuncia cargante. Por el contrario, cuando la cámara se fija se instala el telefilm, que sólo deja lugar a la palabra.

El apoyo de Angelina Jolie en calidad de productora ejecutiva y los premios del público recibidos en el estreno mundial en la edición de 2014 de Sundance, después en el Panorama de Berlín y finalmente su selección a los Academy Awards, no han impedido que la película haya despertado la polémica en Etiopía, donde fue prohibida en la sesión de estreno por una queja contra la forma de tratar el asunto, pero donde conoció enseguida un gran éxito de taquilla. ¿Habrá tenido el impacto de limitar los matrimonios precoces infantiles? Sin duda, en el ejemplo emblemático de una mujer que consigue vencer los obstáculos por su determinación, encontrarán la fuerza para que continúen su combate aquellos que ya están en proceso de cambio. Aún tendrán que reparar ellos mismos todas las contradicciones, pues nunca avanza nada si no se tienen en cuenta las contradicciones.

Artículo original: http://www.africultures.com/php/index.php?nav=article&no=13122&texte_recherche=difret

Traducción: Alejandro de los Santos Pérez.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response