afribuku

Fotografía africana en Ámsterdam y la inspiración del Nuncio

Invitado 15 abril, 2019
Mikhael Subotzky, detalle

Autor invitado: Lunettes Rouges*

Así como me decepcionó bastante la visita a Foam (Museo de la Fotografía de Ámsterdam) con su banal exposición sobre la comida (solo destaca Carolee Schneeman, con Meat Joy), mereció una visita la exposición de fotografías africanas de la colección Walther en Huis Marseille (llamado así por Isaac Forquier), una parte de la cual fue expuesta en Neu Ulm, con este inmenso catálogo. Nueve sudafricanos de 15 artistas puede parecer un poco desproporcionado pero, en realidad, ¿cómo dar cuenta de la fotografía africana (del sur de Sahel, en este caso) sin Pieter Hugo, David Goldblatt -en un hermoso salón rojo intenso-, Santu Mofokeng, Zanele Muholi, Mikhael Subotzky o Guy Tillim ? (Hay algunos menos conocidos, Sabelo MlangeniThabiso Sekgala y, menos convincente a mi parecer, en el pequeño pabellón al fondo del jardín, Lebohang Kganye). Pero yo les voy a hablar de otros, menos conocidos, no sin antes comenzar por esta hermosa fotografía de Subotzky, que se interesa hoy por la visión (incluyendo imágenes de su propia retina) : esta “mirada” ciega entre el paciente y el fotógrafo es elocuente. 

Dawit L. Petros es eritreo (basado en Norteamérica), un país de donde son originarios tantos migrantes. Sin patetismo, habla de barreras, de fronteras, de pasajes, Lampedusa, Tánger y Cabo Espartel. Insertando una imagen en la imagen, muestra un lugar lejano, un antaño. Lejos de un trivial trabajo periodístico (como tantos que hay sobre los migrantes), interroga la imagen misma y la hace hablar. En la fotografía titulada «Entre el dicho y el hecho, está el mar» , tomada en Lampedusa, forma parte del Stranger’s Notebook. Su pureza y sobriedad dicen muchísimo más que cualquier otra foto documental más. Bello descubrimiento; que yo sepa, nunca lo han expuesto en Francia.

«Prologue, Stranger’s Notebook», Dawit Petros. Cortesía de Huis Marseille y Walther Collection.
«Prologue II, Strangers Notebook»,Petros, Dawit. Cortesía de Huis Marseille y Walther Collection.

Yo ya conocía a Délio Jasse, un angoleño que vive entre Lisboa e Italia, que aquí presenta cianotipios, imágenes de territorios ocupados y poblados por fantasmas del pasado. En la última (mediocre) Bienal de São Paulo, me impresionó la franco-senegalesa-marfileña Mame-Diarra Niang, y escribí entonces: “un nombre que retener, una inmersión total en la imagen y el sonido, en donde flotan, en negativo, asteroides y cuerpos de la artista bailando en el vacío sideral, con una música lancinante”. Aquí se presenta esa misma impresionante instalación, oscura y onírica, al tiempo que otras series de fotografías, imágenes enigmáticas de territorios (Dakar y su periferia, Johannesburgo), espacios casi abstractos en los que ella se proyecta, andanzas memoriales de una nómada sin objetivo, con tonos sordos y melancólicos. También deberían exponerla en Francia, donde vive.

«Glitch 1», Mame-Diarra Niang. Cortesía de Huis Marseille y Walther Collection.
«Le Peuple du Mur.»Mame-Diarra Niang. Cortesía de Huis Marseille y Walther Collection.


¿Qué le reprocho a esta excelente exposición? Todas las fotografías (también están la keniana Mimi Cherono Ng’ok y el etiope Michael Tsegaye) están colgadas sin más, unas detrás de otras, bien enmarcadas y en fila india, sin mucha creatividad en la presentación, más allá de sus cualidades intrínsecas. Salvo las del camerunés  Em’kal Eyongakpa quien, en la última sala, presenta una pared entera de imágenes misteriosas, inspiradas en los ritos y mitos de su región de origen : pasarela entre lo sobrenatural y lo científico, entre la historia de las revueltas anticoloniales y el presente de oscuros márgenes de la sociedad postcolonial. La puesta en escena sobre la pared refuerza sobre todo la sensación de singularidad inquietante, entre realidad e ilusión. No lo recuerdo en la precedente (y muy superior) Bienal de Sao Paulo, y estuvo también en residencia en Kadist. 

«Ketoya Speaks, 3». Em´kal Eyongakpa . Cortesía de Huis Marseille y Walther Collection.
«Ketoya Speaks 1». Em´kal Eyongakpa . Cortesía de Huis Marseille y Walther Collection.

¿Y el Nuncio?, se preguntarán, impacientes. Pues bien, nada que ver con la fotografía, me perdonarán el desliz : en Ámsterdam, en el Rijksmuseum, podemos ver actualmente el Juicio final de Lucas van Leyden (temporalmente, pues el Museo Lakenhal está cerrado por obras) : la angustia de los que acaban de resucitar, abajo en el centro, la espera del veredicto divino es conmovedora. Pero mi mirada impertinente fue atraída por ese(1) ángel a la derecha, que acompaña al Paraíso a un resucitado, con un gesto, como decir, incongruente : ¿será ese angélico gesto el que inspiró a Monseñor Ventura? Ha pasado un ángel…

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

*Lunettes Rouges es el pseudónimo que Marc Lenot utiliza en su blog «Amateur D’Art» para el periódico francés Le Monde, toda una referencia dentro del espacio francófono y galardonado con el premio AICA de crítica de arte, en 2014. Marc Lenot es ingeniero politécnico, titulado en el MIT de Massachussets, máster enla parisina EHESS y doctor en historia del arte, con una tesis sobre la fotografía experimental, además de autor de varios libros sobre arte contemporáneo.

*Este artículo ha sido reproducido con permiso de su autor. Para leer el original, en francés, clic aquí. Para leer otros artículos del mismo autor, traducidos al español por Pili Ospina Silvain, clic aquí.

*Traducción: Pili Ospina Silvain y Ángela Rodríguez Perea.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response