afribuku.com

“Hace falta más presencia para que el diseño del continente africano se deje de ver como algo exótico”

Invitado 15 diciembre, 2015

Autora invitada: Sonia Fernández Quincoces (literafrica)*

La primera impresión que produce la exposición “Making Africa” es la de encontrarse ante una (inesperada) explosión de creatividad de un continente que, a menudo, hemos ignorado y estereotipado. Por un lado, alimentando el imaginario colectivo que tenemos sobre África en donde todo son guerras, hambrunas, pobreza, enfermedades… o paisajes que dejan sin aliento y fauna, y por otro lado, engordando la idea de que en aquel continente la modernidad sigue pasando de largo. Pero también es una ruptura en nuestra manera de concebir el arte y el diseño africano, (casi) siempre asociado a la tradición o a lo artesanal sin que (apenas) le hayamos dado la oportunidad de mutar, crecer y transformarse. Además, la visita a la muestra nos devuelve, entre otras, una imagen renovada de estos creadores (artistas, pensadores y empresas) como “nativos digitales” que han encontrado en Internet un medio para expresar, difundir y comunicar lo que llevan dentro. Y que nos muestran, para nuestra sorpresa, que “hay una nueva generación de gente inteligente y valiente a la que le traen sin cuidado los prejuicios y la ignorancia que existen sobre África”.

En lo alto del panel de entrada del Museo Guggenheim de Bilbao,  alertándonos de la necesidad de comenzar a mirarles de otra manera y cambiar nuestras percepciones sobre el continente, un artista autodidacta (Cyrus Kabiru) es sujeto y autor de una fotografía desde la que  envuelve su mirada desafiante con unas gafas exageradas, futuristas y bellas realizadas con material reciclado. Es la primera de las muchas y extraordinarias creaciones que contiene la exposición. Las gafas son una metáfora de lo anterior y una clara invitación, pero más allá de esta lectura, son un objeto a través del  que no se puede mirar (son ciegas), pero que sí miramos.

0025.Galer?¡as Making Africa

La exposición se inicia con un prólogo, una sala equipada en su zona central con un gran número de monitores y cascos que nos invitan a escuchar la opinión de decenas de artistas y pensadores. Si nos situamos en el vértice del triángulo que forman las otras tres pantallas gigantescas que cuelgan de las paredes, sentiremos el bombardeo de frases que de manera alterna van surgiendo en una u otra. Reconocemos, entre ellas, la especial voz de Chimamanda Ngozi Adichie (¿quién no recuerda su charla sobre “el peligro de la historia única”?) o la experta de Okwui Enwezor uno de los pocos curadores africanos que existen en la actualidad, (asesor de la muestra, lo que de entrada marca la diferencia) pero que está abriendo un camino necesario, el de la mediación, que ha estado hasta hace poco en manos solo de profesionales occidentales. Todas esas voces componen un coro de ideas y opiniones contrapuestas que preparan el camino para una exposición que contiene la obra de 120 artistas dispuestos a noquear nuestros prejuicios, estereotipos y clichés, pero también a alimentar nuestra visión del mundo y del futuro.

Las voces inciden en esa diversidad a la que apeló Amelie Klein del Vitra Design Museum, comisaria de la muestra, cuando pidió en la inauguración que no se pusieran etiquetas a una muestra tremendamente multidisciplinar de un continente extenso, complejo y diverso. Tras la contemplación de las obras son muchos los interrogantes que surgen, incluso para aquellos que están más habituados a acercarse al diseño/arte contemporáneo africano. Para contestar a algunas de ellas, la otra comisaria de la muestra, Petra Joos del Museo Guggenheim de Bilbao, me ofrece la oportunidad de entrevistarla. Durante el tiempo que dura el diálogo su tono es entusiasta, en Bilbao han incluido 13 obras más que en Basilea y han repensado la exposición.

Le manifiesto una cierta perplejidad por haber rotulado bajo el nombre de “Making Africa, un continente de diseño contemporáneo”, lo que no deja de encajonar por partida doble: en cuanto a la idea “África” y en cuanto a lo que podemos esperar contemplar. Ella ante todo subraya que la idea en si es compleja y parte de tres interrogantes “¿qué es África?, ¿qué es el diseño? y ¿qué es el diseño africano?” que se formularon a decenas de personas y cuyas respuestas fueron el germen sobre el que empezar a trabajar para a partir de ahí ir elaborando la muestra. Lo cierto es que dentro de las paredes de la segunda planta del edificio de titanio hay mucho arte y a veces puede no quedar claro si lo que vemos es “diseño”. Ella cree que ante la exposición hay opiniones diversas, “según quién la mire”, por ejemplo el Vitra ve más la parte de diseño, otros, en cambio, ven más la parte de arte o se quedan con ambas,  lo que genera una gran riqueza y diversidad bajo la “etiqueta”.

0022.Galer?¡as Making Africa

“Making Africa” es un proyecto ambicioso admite Petra Joos. Existía una dificultad inicial tremenda, reiterando que es imposible representar a todo el continente, a consecuencia de lo cual hay artistas que se han quedado fuera de manera inevitable, pero quiere añadir que se ha realizado un esfuerzo de contactar “in situ” con los artistas, lo que se ha conseguido a veces por caminos más fáciles y otras veces, en cambio, por vías más difíciles, según también los propios países, hay que pensar que en algunos casi fue imposible encontrar a alguien. La complejidad ha sido importante, afirma, y “ha funcionado el boca a boca, es así como se ha podido caminar”.

Al oírla decir esto recuerdo la frase de Frantz Fanon que se reproduce en una de las paredes del museo y que me describe en cierto modo la situación que Petra nos cuenta: “En el mundo por el que camino, me voy creando a mí mismo una y otra vez” y que ella corrobora, ya que no había un camino único, es cierto, todo cabía, “pero había una historia que contar”. Por eso al final hay cuatro áreas temáticas en las que se ha ido colocando todo el material.

La muestra contiene el trabajo de artistas pioneros (Malick Sidibe, Seydou Keita o Jean Depara) y el de los ya consagrados (El Anatsui, Mário Macilau o Yinka Shonibare) junto a los nuevos y emergentes valores (Zanele Muhoni, Wangechi Mutu o la empresa Ushahidi). Petra añade que  hay  representación de africanos que viven en África, africanos que viven fuera del continente y también artistas que no son africanos pero que tienen su visión del continente, lo cual es tremendamente enriquecedor. De estos últimos resalto dos nombres, el del barcelonés Héctor Mediavilla y su serie sobre los “sapeurs”, los dandis congoleños que reinventado la moda han mostrado al mundo lo equivocados que podemos estar cuando hablamos de las gentes que pueblan el continente, y el de la holandesa Laurence Aëgerter con una obra fotográfica que es una “contraexploración”. Una comparación en instantáneas paralelas tanto de las imágenes que captó el antropólogo Claude Levi Strauss para su serie “Tristes Trópicos” como de las que ella misma reprodujo tomando como modelos a personas de la vida cotidiana de un pueblo holandés, y que provocan muchas reflexiones sobre lo que vemos al observar las instantáneas en paralelo y cambiar la perspectiva, jugando otra vez con ese cómo miramos y cómo nos miran.

0037.Galerias Making Africa 2015_1

En la charla con Petra comento que una de las maneras de percibir la exposición es la indagación que propone por dos vértices: uno, el de la necesidad de cambiar las imágenes o percepciones que se tienen sobre el continente (necesaria deconstrucción), y otro el de descubrir las nuevas formas a través de las que recibimos las nuevas expresiones que pugnan por mostrarse y dejarse oír con sus renovados planteamientos a través de un concepto de diseño moderno, actual, futurista y rompedor con los moldes occidentales (construcción). Desde luego, la exposición interpela y llama la atención, no deja indiferente ante el abrumador número de obras exhibidas y su multidisciplinaridad que ella junto a Amelie consideran muy positiva. “Hay eco por parte de los participantes”, asegura Petra Joos. Se quedan muy sorprendidos por los estereotipos y reafirma lo que ya intuimos  que “continúa la percepción de que no es un continente moderno, que es un continente anclado en la tradición, en el pasado”. Frente a lo que ella quiere destacar el cambio que se ha producido allí, solo hay que ver “la cantidad de móviles registrados en África (650 millones) número superior a Europa o EEUU” y que han posibilitado la entrada de una nueva generación que controla las tecnologías y lidera este cambio.

Por ello abundan en el Guggenheim los vídeos, las páginas webs, los blogs, los video-juegos, las aplicaciones para móviles junto a las revistas, cómics y teleseries documentales. Un enorme despliegue de objetos, moda, arquitectura, cine, esculturas, fotografías o diseño gráfico que sorprenden y/o causan admiración.  Sobre todo porque lo que se nos muestra se dirige a un público global (sin que por ello hayan olvidado sus raíces) y conecta directamente con nosotros.

“La arquitectura es mucho más que arte, y es mucho más que edificios” afirma Kére, que está presente en la muestra dentro de la sección “Espacio y objeto”, en donde aparecen los trabajos de, entre otros,  David Adjaye y, Kunlé Adeyemi y las maquetas de cartón de Bodys Isek Kingelez.  Tanto el pensamiento de  Kére como el resto de las obras reunidas en el Museo parecen transmitir que el diseño africano es un diseño crítico y un diseño social, en el que veo denuncia y veo también pensamientos sobre la finalidad para la que se construye, un diseño orientado más hacia una integración en la vida cotidiana y no objetos bellos sin mayor finalidad, tendencia que sigue a lo que está ocurriendo en el resto del mundo. Sobre esto Petra me reconfirma mi pensamiento “El diseño ha cambiado mucho. También en Europa o EEUU hay una tendencia a lo informal”, pero matiza, “lo informal en África forma parte de la vida misma”. Para ella es “una manera de vivir”, he ahí la diferencia, donde se unen la informalidad y el reciclaje que está muy presente en la vida cotidiana del continente. Como ejemplo, comenta cómo en Senegal las terrazas se adornan con baldosas rotas que se han reutilizado e insertado con posterioridad.

0029.Galer?¡as Making Africa

Sin duda, el reciclaje que parece algo asociado intrínsecamente al contiene (de hecho, ¿no es cierto que todo lo obsoleto, caducado o pasado de moda creemos que ha de ser forzosamente útil allí?),  es también un concepto redefinido por los artistas africanos. Como hace El Anatsui, autor de obras que recuerdan a las telas ghanesas, a través de un arte realizado con tapones de botellas de licor de ron de diversos colores que entretejen un tapiz que transmite la conexión entre el presente, pasado y futuro de su propia tierra. Él nos hace pensar con ese grito hacia el consumismo en el que estamos inmersos, que proclama que “consumamos y desechemos para volver a consumir”, y que el artista revierte en su obra, mostrando la belleza inaudita que puede surgir de lo que hemos ido abandonando. Junto a él admiramos, entre otros ejemplos, la silla de Mabunda, realizada a partir del reciclaje de armas.

Lo informal, dice Okwui Enwezor, “carece de fuerza, se vuelve invisible simplemente porque no está inscrito en los círculos y circuitos oficiales (…) estamos hablando de lo que hace la gente en su día a día, de dónde y cómo toma las riendas de su propio destino”. En la muestra dos potentes ruedas nos muestran cómo funciona el diseño desde la perspectiva más formal (simbolizada en una gran rueda) frente a la más pequeña que simboliza lo informal. Un duelo que ellos prevén acabe ganando el diseño informal.

CF007464

Destaco que en la exposición no falta la ironía y el humor. Ellos mismos saben darle la vuelta a los clichés, tal y como hace Omar Víctor Diop en sus fotografías en las que se autorretrata con prendas de estilo europeo de los siglos XVII,XVIII y XIX poniéndose en la piel de viajeros e inmigrantes africanos y posando con un balón de fútbol, reclamando la atención hacia nuestra estereotipada mirada que reduce a deportistas a la mayoría de los africanos que han logrado fama y dinero.

La creatividad decía Aminatta Traoré es la esperanza del continente africano. Petra Joos también lo cree, “ya sé que de ello no se come pero es fundamental para los africanos para su autoestima y autovaloración”. Y ante todo, necesitan tener más presencia para que empecemos a dejar de considerar el diseño africano como algo exótico.

A la exposición Petra Joos dice que hay que ir “a disfrutar y a absorber”. Abramos la mente. Esta exposición cuenta una historia, una de las muchas que pueden surgir al mirar hacia África”. Quedan muchas por contar aún.

——–

La muestra colectiva “Making Africa” se exhibe en el Museo Guggenheim Bilbao (en colaboración entre el Vitra Design Museum y el Guggenheim Bilbao) hasta el 21 de febrero de 2016. Con posterioridad  la muestra se llevará a Barcelona.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 * Sonia Fernández Quinco es es artífice del blog Literafrica, referencia sobre literatura africana en lengua española.

Las fotografías han sido cedidas por el Museo Guggenheim de Bilbao.

Like this Article? Share it!

About The Author

2 Comments

    Leave A Response