afribuku.com

La danza rompe moldes sociales en Madagascar

Javier Mantecón 7 junio, 2016

Desde sus inicios afribuku ha seguido de cerca la fascinante carrera artística de Horácio Macuácua, coreógrafo y bailarín oriundo de Mozambique, considerado por la crítica y público, una de las grandes figuras de la danza contemporánea africana. Su talento, unido a su ética artística y profesional, le han labrado una excelente reputación a los innumerables países en los que ha trabajado.

Pero, al igual que la mayoría de artistas mozambiqueños y africanos, Macuácua nunca había pisado Madagascar, situada a pocos kilómetros de la costa de su país. El aislamiento de la Isla Roja es un fenómeno que impregna un carácter especial al país, incluida su escena artística a la que sólo podemos calificar en la mayoría de los casos, de endogámica. La poca afluencia de ideas externas ha confinado al circuito cultural malgache a un bucle de ideas que no favorece en absoluto a crear chispas de inspiración tan necesarias en cualquier contexto artístico.

Gracias al apoyo de Pro Helvetia y el Swiss Development Council y la colaboración de Is´art Galerie, afribuku se alió con Horácio Macuácua para que este pudiera viajar por primera vez a Madagascar a desarrollar una residencia artística con su espectáculo “Comum” como base, al igual que ya había hecho en Mozambique y España, esta vez en Madagascar.

Durante dos semanas Macuácua guio a un grupo de bailarines malgaches liderados por Lovataina Rakotobe en la sala de exposiciones de Is´art Galerie para mostrarles nuevos caminos expresivos dentro de la danza contemporánea. Lo que el bailarín mozambiqueño no podía prever es el bloqueo artístico y social que vive Madagascar en estos momentos. Las iniciativas ligeramente arriesgadas son directamente desechadas a favor de continuar un status quo social que no beneficia a nadie, excepto quizás a los guardianes de la tradición, los ancestros, que vigilan y acompañan a los malgaches durante toda su vida.

Así pues Macuácua se enfrentó, armado de paciencia y energía, al laberíntico entramado de códigos sociales y ancestrales que articulan al grupo étnico principal establecido Antananarivo, el Merina. Dos semanas de ensayos después, con una representación pública en la inauguración del centro cultural para discapacitados Tokotanibe a las afueras de Antananarivo y una cancelación debido al miedo de los bailares malgaches a ser lapidados públicamente incluidas, el grupo formado por la ya mentada Lovataina Rakotobe, Géraldine Leong Sang, Njara Rasamiarison, Falihery Ratovonirina y Jean Yves Ranaivoson presentaron una adaptación de “Comum” al público llamada “Takalo, que en malgache se traduce como “Intercambio”. Los curiosos que se acercaron a Is´art Galerie a disfrutar del espectáculo pudieron disfrutar de una propuesta de danza contemporánea que aún sigue dando que hablar en Antananarivo.

Para el disfrute de nuestros lectores ofrecemos una muestra del proceso creativo y la culminación del mismo en este video-resumen de lo que significó la visita de Horacio Macuácua a Antananarivo, capital de Madagascar.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response