afribuku.com

Las ruinas, la ciudad y la poesía de Youssef Limoud

Angela Rodríguez Perea 14 junio, 2016

Especial Dak’ART 2016

Año 2013, la televisión devuelve estampas devastadoras de ciudades sirias bajo las bombas; polvo y ruinas como fondo de la tragedia, es el tercer año consecutivo de guerra civil. El artista franco-argelino Kader Attia decía que la guerra y el arte están ligados debido a sus naturalezas extremas. “Uno es la muerte, el otro es la vida”, explicaba en una ocasión. “El primero es la destrucción, el segundo es la creación”. Esta afirmación puede aplicarse bien a la obra del artista y escritor Youssef Limoud (Egipto, 1964), Gran Premio del Jurado de esta Dak’ART 12 por su instalación Maqam.

Encuadrada en la serie del mismo nombre, Maqam es una ciudad ficticia, construida a partir de materiales encontrados como trozos de ladrillo o azulejo, viejos juguetes, muebles abandonados u otros elementos de la naturaleza como piedras o tierra. Limoud los  utiliza para construir una geografía urbana alternativa. “Empecé trabajando en esta idea de la ciudad hace tres años, como una reacción a las imágenes de la destrucción que estaba teniendo lugar en Siria”, nos explica el egipcio.

Youssef Limoud nació en Giza y se graduó en la escuela de Bellas Artes de la Universidad de Helwan, en el Cairo. Tras una formación en Dusseldorf, Limoud vive hoy entre la ciudad suiza de Basel y El Cairo. Paul Virilio escribía que”el acto de ver es un acto previo a la acción”, y pasear por las calles de dos urbes tan diferentes también tiene un impacto en la creación del artista. “Las ciudades son lugares de energía”, nos dice. “Cada ciudad tiene su propia vibración energética. El Cairo, como ciudad grande y caótica que es, ha dejado un profundo impacto en mí desde la infancia, pues también he sido testigo de sus cambios sociales y geográficos durante estos últimos 40 años”. Por ello es tan importante para él seguir en contacto directo con la capital egipcia, que ejerce de contrapunto a un lugar ultraordenado y organizado como es Basel. “Los estratos de vida y la cantidad de detalles que se pueden ver en cada esquina de cada calle son increíbles comparados con una ciudad limpia y planificada como es Basel, donde vivo”.  El Cairo, sin embargo tiene un enorme “potencial de inspiración” para su trabajo. “Esa es también la razón por la que me encuentro a mí mismo en ciudades como Delhi o Calcuta, en India. Me encantan las grandes ciudades en general, son fuentes de energía e inspiración para mí. Creo que fue Piet Mondrian quien dijo que cuando el mundo se vuelva completo no habrá más arte. En otras palabras: cuanto más caóticas y complejas son las cosas, más inspiradoras también“.  

"Maqam 4". Cortesía del artista.

“Maqam 4”. Cortesía del artista.

"Maqam 4". Cortesía del artista

“Maqam 4”. Cortesía del artista.

Su cuenta de Instagram nos permite imaginarnos en su piel, paseando por las calles y captando esos momentos de inspiración. Limoud va recogiendo espontáneamente fracciones de esos paisajes. “Nunca tomo una cámara y planeo salir para tomar fotos. Quizás debería hacerlo, pero me gusta pensar que todo ocurre de manera espontánea con la cámara de mi móvil, sin ningún tipo de planeamiento. Las cosas me invitan a fotografiarlas. Sobre todo, hago zoom en lo que estoy viendo para seleccionar lo que podría tener un valor visual”. Es el mismo proceso de colectar piezas para construir, más tarde, sus ciudades imaginarias, en una transformación e intensificación de la experiencia de la realidad. “Son fragmentos de vida y creo que mi instalación en Dakar y la previa (Maqam 5) eran fragmentos de vida recopilados y juntados para crear un estado de trabajo artístico intensivo”.

El proceso artístico tanto en mi pintura como en una instalación está basado en el principio del collage y la recopilación. Los objetos coleccionados significan el movimiento de la vida. Cada cosa fue una vez habitada por nuestra presencia. Ahora quedan trazas de fragmentación de la vida, que otorgan un aspecto poético a la obra”. Youssef Limoud explica así esa búsqueda intensiva y sin final que es la selección de objetos. La serie Maqam es de hecho una instalación en progreso cuyos capítulos están interrelacionados entre sí. La palabra “maqam” en árabe designa una colonia, pero también un lugar en el que nos sentimos en casa. Otra de las acepciones es un lugar de peregrinaje asociado a un santo. Y a la vez hace referencia al “maqam arábico”, un sistema melódico con escalas que sirven para la improvisación. En la ciudad de Youssef Limoud, la geometría de los objetos y su disposición en el espacio dan nacimiento a un paisaje urbano muy personal, imaginado, pero en el que podemos encontrar nuestros propios lugares de espiritualidad. Existe una poesía en esa armonía matemática que rige, como una batuta, la manera en que los elementos están ubicados.

"Maqam 6", instalación para la Dak'Art 2016. Cortesía del artista.

“Maqam 6”, instalación para la Dak’Art 2016. Cortesía del artista.

maqam 6 c

“Maqam 6”, instalación para la Dak’Art 2016. Cortesía del artista.

maqam 6

“Maqam 6”, instalación para la Dak’Art 2016. Cortesía del artista.

Para el último episodio de la serie, Maqam 6, la instalación galardonada en esta bienal de Dakar, el artista tuvo que trabajar durante tres días utilizando el espacio en el antiguo Palacio de Justicia, usando los recursos materiales que tenía a disposición en su entorno físico más cercano. “Aunque empecé usando todo tipo de material abandonado que me atraía por el Palais de Justice, también me dejé impresionar por la ciudad de Dakar, en la que vi el estado de cosas tan precario pero que expresaba algo muy atractivo al mismo tiempo. Puede que esta ciudad esté en construcción, pero la gente vive aquí en una especie de harmonía y democracia. Más allá de esa materialidad ardua y dura puedes sentir esta intensidad y fineza de las cosas. El aspecto precario de mi trabajo nos lleva al estado primario de la vida que existe dentro de la fragilidad del mundo entero. Esto es exactamente lo que intenté reflejar a través de este proyecto”.

Maqam 5, la anterior de la serie, es esta vez una ciudad que se quiere planeada, por donde podríamos pasear sin perdernos entre el desorden de la vida. Limoud nos explica que es una reacción a su trabajo anterior, la serie ‘Ruinas’. “De esa instalación surgió más tarde la idea de crear lo contrario, una ciudad imaginaria Maqam N. 5 (el tipo de lugar en donde a uno le gusta vivir, etc.). Así que pienso que estas dos instalaciones se completan la una a la otra por el hecho de que representan dos opuestos: la confusión y la creación”.

Las ruinas enfatizan un estado de cosas que es cercano a mi propia sensibilidad, porque no dan una explicación directa, sino que más bien plantean preguntas acerca del estado de cosas afectadas por las circunstancias sociopolíticas así como por los hechos geográficos, marcados por el propio tiempo”. 

IMG_7479

“Maqam 5”. Cortesía del artista.

IMG_7483

“Maqam 5”. Cortesía del artista.

IMG_7481

Maqam 5″. Cortesía del artista.

"Maqam 5". Cortesía del artista.

“Maqam 5”. Cortesía del artista.

 

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Youssef Limoud © afribuku

Youssef Limoud © afribuku

Foto de portada: Maqam 5. Cortesía del artista.

 

 

 

 

 

 

Like this Article? Share it!

About The Author

1 Comment

    Leave A Response