afribuku.com

Les Filles de Illighadad: “No entendemos por qué en la música tiene que haber separaciones entre sexos”

Javier Mantecón 12 abril, 2018

La música tuareg está obteniendo por fin el lugar que se merece en el escenario global. Tinariwen, Bombino, Tamikrest o Mdou Moctar giran por todo el mundo haciendo crujir sus guitarras y al público con ellas. Pero, ¿es esta la música ancestral que han practicado los tuaregs durante siglos? De ninguna manera. La música practicada por los “Ishumar” o jóvenes en paro y sin perspectivas, es un fenómeno contemporáneo que comenzó con Tinariwen en los años 80´s. La música ancestral tuareg (o “tendé”), al igual que muchas de sus tradiciones, es practicada casi únicamente por mujeres. Entonces ¿dónde están las mujeres en la música moderna tuareg? Les Filles de Illighadad vienen a responder a esa pregunta. Procedentes de un poblado entre las regiones de Tahoua y Agadez, en Níger, les Filles de Illighadad responden a la carrera musical de su lideresa: Fatou Seidi Ghali. Ésta comenzó a transportar desde muy joven las melodías y ritmos del “tendé” a una guitarra acústica siendo prácticamente la única mujer que tocaba la guitarra en todo el país. En 2014, la avispada discográfica Sahel Sounds, les ofrece grabar su primer disco en acústico que supone todo un soplo de aire fresco para la escena nigerina. Su inmediatez, melodías, ritmos e intimidad aúpan a su primera referencia a lo más alto de las listas de la crítica especializada (incluido afribuku). Tras una serie de giras por Occidente, el grupo incorpora al guitarra Ahmoudou Madassane, tío de Fatou e intérprete de tamashek al francés y graba un nuevo disco titulado “Eghass Malan”, en el que Fatou, ya con la guitarra eléctrica en mano, pone sobre la mesa toda su maestría. Nos encontramos con el grupo para charlar acerca de su trayectoria y sus inquietudes.

 

¿Cómo están funcionando las giras en Europa y América?

Muy bien, estamos muy contentos con la respuesta del público. ¡Aunque hace mucho frío aquí!

En el segundo disco,  el grupo funciona más como banda a diferencia del primero que era más acústico. Hay canciones que se han regrabado con más instrumentación ¿Cómo ha vivido su música este cambio?

Hemos querido dotar de más profundidad a nuestra música esta vez, siempre guardando la tradición de música tuareg. El formato acústico del primer disco estaba más basado en un ambiente más íntimo, este segundo disco se parece más a nuestro directo.

Entonces, antes del primer disco, ¿ya tocaban en eléctrico?

Sí, claro. En directo continuamente.

¿El cambio fue intencionado por tanto?

Bueno, para nosotros es una evolución natural. Queríamos plasmar en el nuevo disco lo que hacemos en directo y en este caso, la guitarra eléctrica ha cobrado mucho protagonismo, aunque ciertamente nunca hemos dejado de tocar música tuareg. Sólo cambia el instrumento.

La música tuareg exportada a Occidente ha sido principalmente a manos de los “Ishumar”, en general, hombres. Teniendo en cuenta que la música tradicional tuareg estaba ejecutada por mujeres ¿Cómo se vive esta reintroducción femenina en la música moderna tuareg teniendo en cuenta que siempre estuvo en sus manos?

Es extraño porque los hombres querían mantener a las mujeres en la música tradicional y ellos la música moderna. Para nosotras la música es la misma, sólo que se toca con guitarra. No entendemos por qué en la música tiene que haber esas separaciones entre sexos.

Fatou Seidi Ghali ¿Cómo toma la decisión de tocar la guitarra en vez de tocar la música tradicional?

Empecé muy a aprender a tocar la guitarra, siempre mientras tocaba el tendé. Lo hice paralelamente.

¿Se influenció de la música de otros músicos modernos tuaregs como Tinariwen o Bombino?

Para nada, mi manera de tocar está directamente tomada del tendé, nada que ver. Tocamos músicas muy distintas.

En la región de donde proviene el grupo, conviven muchas culturas diversas como la peul, la tuareg o la songhai. ¿Existen intercambios de influencias musicales entre los diferentes músicos?

Sí, por suerte en nuestra región nunca han existido problemas entre etnias y el intercambio es continuo. Es un gran privilegio poder beber de tanta riqueza proveniente de diferentes fuentes.

¿Cómo está sobreviviendo la música tradicional o tendé a las nuevas tendencias?

Sigue muy separado por sexos. Las chicas jóvenes continúan tocando el tendé pero ahora todos los chicos quieren ser Bombino. Su éxito está influenciando mucho a la juventud.

¿Cree que existe la posibilidad de un futuro en el que la condición de género no afecte al tipo de música que tocan mujeres u hombres como en Les Filles de Illighadad?

Cambiará poco a poco. Se irá todo mezclando, sin duda. En la actualidad los jóvenes no tienen tantas divisiones en la mente. La tradición para ellos los jóvenes es voluble, están viviendo una época en el que los estilos de vida están cambiando muy rápidamente. La música sin duda cambiará con ellos. Para bien y para mal, la tradición para ellos no es tan importante, y por tanto, esas barreras de género tampoco.

¿Cómo ven el futuro del grupo después de estos dos discos editados y las giras que realizan?

Intentaremos buscar nuevos caminos de experimentación sin dejar la música tradicional para presentar al mundo nuestra visión musical de la tradición tuareg.

Songhoy Blues, con los que conversamos recientemente, nos comentaban el cambio que estaba experimentando su música por el mero de hecho de salir de Malí y escuchar a otros músicos en festivales o en la radio ¿Es su caso también?

¡Claro! Escuchamos un montón de músicas completamente nuevas para nosotros desde que giramos. Es normal y lo notamos mucho tanto en la música como en nuestro baile.

 

 

https://lesfillesdeillighadad.bandcamp.com/

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response