afribuku

No hay combate perdido en Madagascar: «Fahavalo»

Invitado 12 febrero, 2019

Autor: Olivier Barlet (africultures)

En 1947, en Madagascar, a los rebeldes insurrectos contra el sistema colonial se les acuñó como fahavalo, “enemigos” de Francia. Los últimos testimonios evocan los largos meses de combate en el bosque, armados solo con flechas y talismanes. Las imágenes de archivo inéditas rodadas en los años 40 dialogan con escenas de la vida cotidiana en las aldeas de hoy en día. Los relatos de los ancianos y la música hipnótica de Régis Gizavo nos transportan al pasado para descubrir esta historia olvidada. Fahavalo se ha estrenado en sala en Francia el 30 de enero de 2019. 

Después de haber luchado en el ejército francés, volvieron en agosto de 1946, convencidos de que alcanzarían la Independencia. De una población de 3 millones de habitantes, de los 40.000 soldados malgaches alistados, un año después del fin de la guerra solo volvieron 10.000. No había barcos para transportarles. Habían combatido en 1940, pero después fueron aprisionados, deportados y abandonados, a pesar de que algunos habían formado parte de la Resistencia. Al ser destinados a las plantaciones coloniales, algunos decidieron tomar las armas. La represión fue terrible. ¿Y los supervivientes? Apenas queda un puñado de testimonios. Y era el momento de darles la palabra.

La película de Marie-Clémence Andriamonta-Paes no es solo una recopilación de testimonios del pasado. Es una continuación de trabajo de los historiadores pero también por ejemplo de Tabatabade Raymond Rajaonarivelo (1988), magnífica obra de ficción sobre la dura represión que sufre un grupo de aldeanos que decide sumarse a los maquis contra la dominación y la explotación francesas. También conecta con el trabajo del escritor Raharimanana, cuya “memoria pide cuentas a la “madre” patria”, [1]y que con una escritora visionara y fantasmagórica, revisita en Nur, 1947[2]los mitos y la violencia que jalonan la Historia malgache.

Desempolvar la Historia olvidada

Esta continuidad se inscribe en la voluntad de inscribir el cuestionamiento de la Historia en el presente. Así es el Madagascar de las aldeas de hoy que vemos en la pantalla, imbricado en documentos de época y en los testimonios que mantienen la memoria. Se trata entonces de conjurar el silencio y el olvido, pero también de invertir la mirada de los libros escolares revisionistas compuestos por los franceses, y adoptar el punto de vista de los rebeldes fahavalo. En la película seguimos el ferrocarril que permite la propagación de la revuelta. Los archivos restauran el pasado mientras que la cámara revela el presente y los dos se complementan mediante la magia del montaje documental, cobrando todo el sentido: todo está medido para que concuerde un plano con el otro.

Fahavalo de Marie-Clémence Paes

Los “enemigos” de Francia resistieron durante 18 meses con flechas y talismanes frente a los fusiles. No hay combate perdido pues, incluso en el fracaso, las luchas son como luciérnagas en la oscuridad. Siempre les servirán a los demás.

Sin embargo, uno nunca se vanagloria de los fracasos. Los malgaches cargan con la vergüenza de haber perdido. Los franceses de haber cometidos tantos atropellos. Y mientras perviva el silencio, las nuevas generaciones no sabrán nada de esta Historia rechazada.  

No obstante, la represión deja huellas. Se inscribe en la delación y en el miedo insertado en el alma. Almacena el silencio. De ahí la importancia de conocer el pasado para evitar los tartamudeos de la Historia. La represión entierra la resistencia a largo plazo. Sin embargo, esta misma está ahí, en las palabras, en las actitudes, en las miradas. La música tan emocionante de Régis Gizavo refuerza una determinación que aún es palpable. El acordeón y la guitarra participan en la vitalidad de esta magnífica película que no se pueden perder. 

[1] http://africultures.com/livres/?no=2401

[2] http://africultures.com/livres/?no=638

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Traducción del francés al español: Alejandro de los Santos

Artículo publicado originalmente en africultures

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response