afribuku.com

Ralph Ziman: “El Casspir fue inventado para ser un arma de opresión e intimidación”

Sandra Quiroz 19 enero, 2017
"El Proyecto Casspir" (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

Ralph Ziman es un director de cine y artista sudafricano. Nació en Johannesburgo en 1963 y comenzó su carrera como camarógrafo para la empresa de radiotelevisión estatal de Sudáfrica (SABC). En los años 80, se trasladó a Estados Unidos y se convirtió en un conocido director de vídeos musicales de artistas tan diversos como Ozzy Osbourne, Toni Braxton, Rod Stewart, Michael Jackson, Shania Twain o Rick James.

Poco después, Ziman pasó al mundo del cine con trabajos que incluyen la reconocida y galardonada película “Gangster Paradise: Jerusalema” (2008), inspirada en hechos reales y que narra la historia del ascenso y caída de un joven matón de poca monta en la nueva Sudáfrica. De hecho, esta película fue seleccionada por Sudáfrica como candidata al Óscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa en 2009, y aunque no se llevó la preciada estatuilla, obtuvo el reconocimiento de la crítica.

En su crecimiento como creador, Ralph se ha dedicado durante los últimos últimos años a volver a sus raíces como artista, pintor y fotógrafo. Sus trabajos tanto en el cine como en el arte tienen una fuerte carga política, donde temas como el comercio de armas, el crimen o la corrupción, son el centro de muchas de sus obras.

Un ejemplo de ello, es su conocida serie de fotografías “Ghosts” (Fantasmas), protagonizada por vendedores ambulantes de Zimbabue que llevaban réplicas de AK-47 hechas a mano con cuentas de colores. Este proyecto de resistencia sólo buscaba provocar el debate sobre la violencia armada, el tráfico de armas y el negocio millonario que se mueve detrás no sólo en África sino en el mundo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Su último trabajo, lo presentó hace un mes en Ciudad del Cabo y se llama “The Casspir Project” (El Proyecto Casspir) cuyo elemento central es un viejo vehículo Casspir restaurado.

Casspir, es un anagrama de las siglas SAP (Policía de África del Sur) y el CSIR (Consejo de Investigación Científica e Industrial). Diseñado en Sudáfrica a finales de 1970 y puesto en funcionamiento en los años 80, el Casspir fue utilizado durante la época del apartheid por la policía, así como por las Fuerzas Armadas de Sudáfrica. A prueba de balas y resistente a minas, el Casspir fue mucho más que un vehículo militar, ya que fue utilizado ampliamente en zonas urbanas y rurales contra la población civil. A mediados de los 80, el Casspir era la omnipresente mano dura de la opresión del apartheid y su sola presencia ya era una forma de terror.

Cualquier persona que haya estado en Sudáfrica en la década de los 80 comparte historias sobre el Casspir. Era tan familiar como el olor del gas lacrimógeno y de neumáticos ardiendo. Para muchos sudafricanos, nada representaba mejor esa “intimidación policial” como el olor a combustible diésel y el rugido del motor de sus 165 caballos de fuerza.

Hablamos en exclusiva con el sudafricano sobre este impresionante proyecto, que busca simplemente explorar el pasado de la historia de Sudáfrica y mostrar su relevancia en el presente.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

¿Qué le inspira?

Me inspira África, me inspira Sudáfrica y me inspira Johannesburgo, la ciudad donde nací. La verdad es que mi trabajo y mis películas están influenciadas por mi ciudad. Joburg es una ciudad ruda, sucia, con una dura realidad pero también es una ciudad que constantemente se reinventa a sí misma y por eso me encantan sus historias, sus paisajes y toda la gente que conozco o que entra en contacto conmigo.

¿Nos podría hablar de su último trabajo, “El Proyecto Casspir” y su objetivo? 

El Casspir fue inventado para ser un arma de opresión e intimidación. Diseñado por el gobierno blanco del apartheid, su objetivo era patrullar e intimidar a la población negra de Sudáfrica.

Mi intención con “El Proyecto Casspir” ha sido explorar el pasado y mostrar su relevancia en el presente. Para mí, el Casspir siempre fue el último símbolo que el gobierno del apartheid utilizó para hacer cumplir su voluntad usando la fuerza bruta.

Precisamente, lo que he querido con este trabajo ha sido alterar ese mensaje, cambiar esa narrativa y “africanizar” el Casspir. He querido recuperarlo para la “nación arco iris” y convertirlo en algo hermoso en lugar de amenazante. Con esto, mi objetivo no es más que el de iniciar y documentar una conversación que no sólo haga referente a nuestro pasado.

Desgraciadamente, también tengo que añadir que este proyecto es sobre el mundo de hoy en día. Cuando salí de Sudáfrica en mi adolescencia pensaba que dejaba para siempre esa imagen del Casspir en mi espejo retrovisor. Pero en los últimos años ha reaparecido con la creciente militarización de la policía en otros países. Hoy se utiliza en muchos lugares del mundo: de África a Europa, de la India a Medio Oriente, de Corea del Sur a Estados Unidos.

Ahora mismo si pones la CNN por ejemplo, podríamos ver lo que parece una “era de política del apartheid” en las principales ciudades de Estados Unidos. Incluso en las ciudades pequeñas, se puede encontrar que la última versión del Casspir es utilizada por algunas autoridades locales.

En definitiva, mi objetivo con este trabajo ha sido doble: en primer lugar explorar mi pasado y nuestro pasado colectivo como sudafricanos. Y en segundo lugar, exponer esta historia del pasado al público para crear conciencia sobre la ola de regímenes autoritarios.

 ¿Cuánto tiempo tardó en crearlo?

El Proyecto Casspir” empezó a rodar a principios de 2016. La idea era conseguir un Casspir de la policía sudafricana original de principios de los 80 y transformarlo en una pieza de arte africano. Encontramos uno en desuso, con el casco oxidado y empezamos a trabajar en el reacondicionamiento del vehículo. El proceso tomó cerca de seis meses.

En junio de 2016, empezamos a medir los paneles que iban a ser tejidos y adornados con pequeñas cuentas de colores. Y desde junio hasta mediados de diciembre estuvimos colocando todas estas cuentas en el vehículo. Durante el proyecto, trabajamos con un grupo de entre 50 y 60 personas en jornadas de diez a doce horas todos los días de la semana.

Estimamos que utilizamos cerca de 600 kilos de cuentas de colores y un aproximado de entre 50 y 60 millones de estas bolitas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 ¿Cómo fue el proceso creativo en la realización de este proyecto en concreto en comparación con otros trabajos que usted ha creado en un estudio?

Creo que cada proyecto es abordado de una manera nueva y única. En cierta medida viene condicionado por los diferentes problemas que presenta cada proceso individual. Pero en cualquier caso, me gusta superar cualquier limitación y llegar hasta el final en la medida que sea posible.

Cuando empezamos con el Casspir no había ninguna hoja de ruta y no había ningún estudio previo. Hasta donde yo sé, nunca nadie ha tejido cuentas de colores a esta escala. Así que íbamos pisando un terreno desconocido y tuvimos que aprender a lo largo del camino. Creativamente, ha sido el mejor lugar donde he estado.

Veo que usted trabaja combinando diferentes materiales, medios y gente. ¿Son estos el punto de partida para sus creaciones o por el contrario tiene la idea de lo que quiere transmitir primero y luego elige los materiales y herramientas en consecuencia?

Normalmente primero siempre tengo una idea de lo que quiero lograr y luego trato de encontrar los materiales y medios que pueden ayudarme a materializar esa idea fácilmente y sin problemas dentro de las circunstancias en las que esté.

Lo que comienza como un concepto se convierte en una escultura de alambre y cuentas. La escultura se utiliza en una fotografía. La fotografía se convierte en una impresión de arte que luego se convierte en un mural. Los murales son colaboraciones con otros artistas de la calle. Así que durante el camino, muchas manos tocan el trabajo y quedan muchas huellas en él. Para mí, esa es la verdadera naturaleza de la colaboración.

¿Y qué trata de comunicar con su arte?

Quiero crear un relato que va en contra de la cultura popular y la violencia de Hollywood. Quiero que la gente vuelva a examinar sus valores familiares y piense en todo lo que damos por hecho.

Vengo de un entorno de no violencia y pacifismo. Crecí en un país donde la población blanca estaba fuertemente armada y la sabiduría popular era la que nos daba seguridad. No fue así.

Mientras las fuerzas policiales alrededor de América y el mundo se parezcan más a la policía de la era del apartheid, más tenemos que preguntarnos si realmente la población está segura o si por el contrario estamos en peligro.

¿Entonces considera que su arte y trabajo es político?

Sí, mucho.

¿Qué rol cree que tiene el artista en la sociedad? 

Creo que los artistas necesitan cuestionar a la sociedad y cuestionar lo que vemos. Tenemos que ser la primera línea de la subversión.

¿Cómo reacciona la gente cuando ve este último trabajo?

La gente ha tenido una reacción muy profunda con el Casspir. Sobre todo las personas de 35 y mayores, que recuerdan el Casspir de los viejos tiempos. Cuando estábamos trabajando en la instalación en Ciudad del Cabo, recuerdos que tuve conversaciones muy profundas con gente que estaba alrededor del proyecto de diferentes razas y de ambos lados de la lucha.

Hablé con un hombre de mediana edad de Lange, en la región de Cape Flats, que recordaba cómo la policía había abierto fuego contra él y sus amigos desde un Casspir, conversé con una señora de Soweto que vivió la violencia y la intimidación… la verdad es que han sido muchas conversaciones para enumerarlas aquí. Con otras personas, cuando no había ninguna conversación, había una reacción. Y es esa mirada la que te dice que hay un recuerdo y un significado para ellos.

¿Y hacia dónde va su trabajo ahora? ¿qué hay después de “El Proyecto Casspir

Quiero seguir creativo, haciendo cosas y creando de diferentes maneras por supuesto, pero “El Proyecto Casspir”  todavía tiene un largo camino que recorrer. Esto es sólo el comienzo.

Después de la exposición en Ciudad del Cabo, queremos volver a revisar algunos de los viejos Casspir utilizados y fotografiarlos en poblados como Khayelitsha, Guguletu, Heidefeld, Lange y Boenthehuwel, antes de volver a Johannesburg. Quiero además acompañar todo con entrevistas para recabar esos recuerdos, memorias e impresiones de las personas que viven en lugares como Soweto, Alexandra, Katlehong y en Pretoria en Mamelodi y Atteridgeville. No es sólo un registro del pasado, es una advertencia para el futuro.

El Casspir fue inventado aquí, pero terminó cruzando las fronteras nacionales. Así que nosotros también vamos a hacer lo mismo y planeamos llevarlo a Namibia, Angola, Zambia y posiblemente también a la República Democrática del Congo.

Hacia el final del año la idea es llevar el Casspir a Estados Unidos.

"El Proyecto Casspir" (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

“El Proyecto Casspir” (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

"El Proyecto Casspir" (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

“El Proyecto Casspir” (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

"El Proyecto Casspir" (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

“El Proyecto Casspir” (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

 

"El Proyecto Casspir" (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

“El Proyecto Casspir” (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

"El Proyecto Casspir" (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

“El Proyecto Casspir” (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

"El Proyecto Casspir" (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

“El Proyecto Casspir” (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

"El Proyecto Casspir" (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

“El Proyecto Casspir” (The Casspir Project) . Ralph Ziman. Foto Tendeka Matatu.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El Proyecto Casspir” estará expuesto en la National Gallery de Ciudad del Cabo hasta el 28 de febrero de 2017.

Más sobre Ralph Ziman: http://www.rz-art.com/

 

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response