afribuku.com

Busquen a Youssou N´dour y síganle hasta el fin del mundo

Javier Mantecón 27 julio, 2017
youssourndourafribuku

Durante esta última década la oferta festivalera española ha alcanzado un nivel simplemente abrumador. La variedad y cantidad de festivales es enorme y en ocasiones es difícil decantarse por uno. Este año 2017 debería ser más fácil, simplemente con escoger uno en el que Youssou N´dour actúe, el premio está asegurado. Y es que el león de Senegal ofreció un espectáculo soberbio y dinámico en el precioso auditorio de Lanuza en el marco de la XXVI edición del festival Pirineos Sur.

Rodeado por un entorno natural mágico, Pirineos Sur acogía al antiguo ministro de cultura de Senegal después de 14 años desde su última visita al Valle del Tena. La velada se prometía antológica, ya que previamente a la actuación de Youssou N´dour podríamos disfrutar de las leyendas de la música tuareg moderna, Tinariwen, quienes presentaban su último trabajo, el notable “Elwan”.

Comenzó puntual el concierto de Tinariwen, y desde la primera canción pudimos observar la ausencia, ya demasiado habitual de su principal líder Ibrahim ag Alhabib.  Alhousseini ag Abdoulahi, segundo de abordo y principal compositor en los últimos discos del grupo tomó las riendas del espectáculo que arrancó quizá con demasiada parsimonia. Alhassane Ag Touhami animó tanto como pudo, (y les aseguro que fue mucho) un concierto que no terminó de cristalizar. Sónicamente el grupo necesitaba más potencia, sus texturas tántricas tejidas a través de guitarras y percusiones imitadas hasta la saciedad no consiguieron atraparnos. Necesitaban una guitarra más. Sólo los intentos puntuales de crear momentos polirritimicos más acelerados conectaron con el público. Por otro lado sí quedo constatado que “Elwan” es el mejor disco del combo de Kidal desde “Imidiwan: Companions”, las nuevas canciones no palidecen al lado de clásicos. A las ya clásicas “Kel Tamasheq” o  “Chet Boghassa” se añadieron “Talyat” o “Assàwat” o “Sastanàqqàm” en un set a prueba de bombas. Una pena que la propuesta sonora no estuviera a la altura de sus capacidades, altura que por otra parte sí han alcanzado en otras visitas a nuestro país. ¿Quizás una alianza profunda y permanente con sus amigos del Rancho de la Luna? ¿Por qué no imaginar a Josh Homme o a Brant Bjork de gira con ellos? Un poco de aire fresco (o cálido que para eso estamos en el desierto) no les vendría mal.

IMG_0786-003

Una vez calentados (aunque por desgracia, no demasiado) los motores, la escena se preparaba para la llegada del músico más internacional de Senegal. Youssou N´dour venía a presentar su mediocre nuevo disco (dentro de sus estándares) “Africa Rekk”, un álbum que sigue los pasos de los últimos y fallidos trabajos de Baaba Maal y Rokia Traoré: álbumes dirigidos a un público global en el que el afropop reina sin demasiada fortuna. Y fue quizás en la recta final del concierto del senegalés en el que se notó un cierto acomodamiento de posturas en cortes como “Money money”, “Be careful” y otras del mismo patrón como “Happy”, aunque como excelente maestro de ceremonias que es, N´dour sabe bien que el público occidental busca estribillos que corear más que dos horas de mbalax desenfrenado con ritmos prolongados hasta el infinito, aunque sean estos los que le hayan hecho ser la leyenda viva que es en estos momentos. Porque fue el mbalax sin duda lo mejor del espectáculo. Una excelente banda, con unas percusiones endiabladas y potentes, un saxo elegante y superlativo y unos coros angelicales, acompañó a Youssou en los desarrollos rítimicos más complejos de manera impecable. Sonaron  ‘Limba wassao’, ‘Bamba, Song daan’ y ‘Baykat’ y la ya clásica “7 seconds” que, aunque fue quemada en su momento por la sobreexposición, ya podemos volver a escucharla de nuevo reconociendo la perfección que atesora. Respecto a la cristalina voz del león de Senegal, ésta ha perdido cierto color pero ha ganado en rotundez que le otorga la edad. Buen cambio.

En definitiva, un concierto mayúsculo de una leyenda viva arropado con una excelente banda que consiguió poner de pie a más de 4000 personas en el festival Pirineos Sur coreando y bailando cada una de sus canciones. Quien busque afropop de calidad, lo tendrá, quien busque mbalax estratosférico, también. La profesionalidad y tablas de Youssou N´dour siguen siendo una garantía a ciegas. Un show dirigido para todos los públicos que encandiló a todo los asistentes en una noche antológica. Si sólo puede hacer una cosa esta verano, vaya a ver a Youssou N´dour

 

IMG_1250-003

http://www.pirineos-sur.es/

 

Like this Article? Share it!

About The Author

1 Comment

Leave A Response