afribuku

cultura africana contemporánea

‘Estoy solo’, un monólogo desde el Sáhara contra el fanatismo religioso

Estoy solo’, la primera novela de la literatura mauritana traducida al castellano, ha recibido el aplauso de la crítica en Francia: “A medio camino entre Esperando a Godot y Las mil y una noches”, escribe Tirthankar Chanda, de Radio France Internationale (RFI). La obra inaugura la Colección Libros de Baobab, dedicada a la literatura africana, y publicada en la editorial Libros de las Malas Compañías.La portada del libro muestra la arquitectura de herencia andalusí en la ciudad mauritana de Oualata

La editorial Libros de las Malas Compañías ha lanzado hoy Estoy solo, la primera novela de la literatura de Mauritania traducida al castellano. Beyrouk (Atar, 1957) es el escritor más reconocido de la región del desierto del Sáhara, además de periodista, fundador del primer periódico independiente del país y activista a favor de la libertad de expresión. En esta obra el autor presenta un monólogo interior de un hombre confinado en una habitación mientras es perseguido por un grupo terrorista. Una historia que refleja la vida de cada vez más personas en el continente africano debido a la propagación del terrorismo yihadista.

Un hombre vuelve a su ciudad después de un paseo por el desierto. Al llegar a las primeras calles se cruza con su antigua amante, Nezha, quien le informa de que su vida corre peligro y le insta a esconderse en un cuarto. Allí, agazapado en la oscuridad, el protagonista despliega un monólogo en el que reflexiona sobre los motivos que lo han llevado al confinamiento y sobre la sinrazón del fanatismo religioso, una vertiente ideológica por la que optan algunos de sus amigos y vecinos que ahora lo persiguen. El autor, en apenas cien páginas, logra crear una novela de una intensidad trepidante, que destaca por un estilo a la vez envolvente y poético, y que fue galardonada con el Premio Ahmed Baba en 2019. 

Estoy solo, obra publicada en francés en 2018, recibió el aplauso de la crítica literaria en Francia tras su lanzamiento. El periodista Tirthankar Chanda de Radio France Internationale (RFI) sitúa la novela “a medio camino entre Esperando a Godot y Las mil y una noches”. Pues efectivamente, el protagonista, enclaustrado en un espacio mínimo, aguarda a su antigua amante durante unas pocas horas que parecen infinitas y despliega un soliloquio en el que “esculpe palabras y frases para expresar la sensualidad del desierto, las estrellas y las tiendas”, tal y como expresa Alain Faujas de la publicación Jeune Afrique. Para la periodista Gladys Marivat de Le Monde “desde el Sáhara, Beyrouk cuenta el mundo”, ya que la sensibilidad del escritor sobrepasa las problemáticas de actualidad que afectan directamente al continente africano para abordar temáticas universales.  

El escritor ha tenido un papel esencial en la lucha por la libertad de prensa y de expresión en Mauritania. Fundador del primer periódico independiente del país, Mauritanie demain, y de la primera asociación de prensa independiente, Beyrouk es miembro desde 2006 del Alto Autoridad de la Prensa y del Sector Audiovisual como reconocimiento a su labor como periodista. Ha publicado hasta el momento seis novelas y un libro de cuentos que le han hecho ganador de galardones como el Grand Prix du roman métis des lycéens, el premio Ahmadou Kourouma y ser seleccionado como finalista del Premio Cinq Continents de la Francophonie. Desde 2016 es consejero de asuntos culturales del presidente de la República de Mauritania y se ocupa, entre otras cosas, de la salvaguarda del patrimonio mauritano. 

La imagen de la portada de Estoy solo es obra del fotógrafo italiano Massimo Zecchini y muestra la casa del alcalde de Oualata, ciudad del sureste de Mauritania. El estilo arquitectónico, al igual que el de otras localidades históricas del país, tiene su origen en la Alhambra de Granada y en los Reales Alcázares de Sevilla. Según el arquitecto español José Corral Jam, antiguo encargado de la conservación de la Alhambra y del Generalife, las caravanas del desierto que partían desde Al Ándalus hacia Tombuctú dejaron a su paso las huellas de la arquitectura hispanomusulmana. Una herencia que hoy se conserva en Oualata.

Esta novela estrena la colección Libros del Baobab, dedicada a la literatura de África, fruto de la alianza entre la editorial Libros de las Malas Compañías y la sociedad Baridi Sana. El proyecto pretende diversificar las voces africanas traducidas al castellano e introducir en el mercado español nombres que amplifiquen las miradas sobre problemáticas contemporáneas del mundo. La colección además plantea un sistema de suscripciones anuales con el fin de crear una comunidad de lectores comprometida con la importancia de conocer mejor el continente africano a través de sus escritores. La próxima publicación saldrá a la venta en septiembre y se trata de la novela Camarada Papá del escritor marfileño Gauz. 

Toda la información sobre Estoy solo y sobre la colección está disponible en la web de la editorial Libros de las Malas Compañías.

Material de prensa aquí

Página de Estoy solo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.