afribuku.com

10 Años de Kalao Panafrican Creations

Angela Rodríguez Perea 1 diciembre, 2015

Si a usted le interesa el arte contemporáneo africano, ya está al corriente o no puede seguir ignorándolo por mucho tiempo: Bilbao es ahora mismo the place to be. La culpa, del Museo Guggenheim y la galería Kalao, con sendas exhibiciones a modo de compilación de lo más destacado de las creaciones africanas actuales. En Guggenheim nos presentan Making Africa, proveniente del Vitra Design Museu, una muestra de más de 120 artistas en las que se destaca la modernidad del diseño contemporáneo del continente.

Con nombres aclamados hoy como el de Chéri Chérin, J.P. Mika, Nástio Mosquito o Nathalie Mba Bikoro, la de Kalao Panafrican Creations es una retrospectiva que incluye a algunos de los mejores artistas que han atravesado sus puertas en estos 10 años de trabajo pionero en nuestro país. “Algo habremos contribuido al conocimiento y puesta en valor del arte africano contemporáneo”, nos responde con modestia Jesús Ahedo, director y fundador de la galería. “España es un país que tiende a ir a rebufo de lo que se cuece en París, NYC y Londres”. Aún hoy, en un momento en el que el mercado de arte africano está en creciente efervescencia, en el ámbito hispano se sigue remando a destiempo, a veces en un estado de completa desorientación. “Cuando ofreces a un museo una obra de arte africano contemporáneo te pueden llegar a decir que lo envíes a museos etnográficos. Así está la cosa“. Por ello precisamente es tan esencial la labor que ha acabado haciendo de Kalao un espacio de referencia a nivel nacional y especialmente en Euskadi y Navarra.

Baobab y océano 2. Camara Guèye, 2012

Baobab y océano 2. Camara Guèye, 2012

“Tenemos un complejo edificio perjuicioso acerca de lo que ‘es’ el arte africano. Quedan muchas cosas por cambiar. El trabajo a nivel educacional es fundamental para que vayamos entendiendo que el mundo no es nuestro,  sino que hay otros pueblos (…) y que en relación sincera y de respeto con ellos se enriquecerían notablemente nuestras relaciones intercontinentales humanas”. La aventura comienza así “tras un largo viaje en solitario por África Occidental en 2004”, nos cuentan, “a la búsqueda de fuentes culturales por Malí, Burkina Faso, Togo y Benín”, viaje del que surge la decisión de poner “en valor la creación africana en España”. Ahedo, licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación, concibe desde un primer momento un espacio con una vocación parcialmente didáctica, y éste se inaugura en 2005 con exposiciones que tratan de hacer “breves recorridos por la historia de la creación africana”.

El escenario de fondo está sustentado por una convicción: “Desde Kalao creemos en la utopía del panafricanismo, defendido por grandes pensadores y políticos, como Nkruma, Amílcar Cabral” (al que dedicaron una muestra realizada in situ por el artista guineano Nú Barreto bajo los auspicios de la propia galería) “y Thomas Sankara, músicos como Fela Anikulapo Kuti etc, como camino hacia un continente autosuficiente y solidario entre sus pueblos y el resto del planeta que termine por romper el yugo de las potencias poscoloniales”.

La esperanza. Ndary Lo,  2010

La esperanza. Ndary Lo, 2010

La dinámica no es la de un simple escaparate para exposición o venta de obras de arte. Kalao también funciona como un laboratorio de producciones, trabajando en estrecha colaboración con los artistas. “Uno de los pilares de nuestro proyecto ha sido y es la invitación en residencia durante una temporada de artistas para que conozcan nuestra cultura y nosotros la suya interpretada a través del arte”. En 2006 la galería recibe primero al artista nigeriano Taofic Adeyinca, más tarde al pintor y diseñador burkinés Hamed Ouattara. En 2008 dos pintores desembarcan desde Kinshasa: son Chéri Chérin y Jean Paul Mika, hoy  en día referentes y cuyas obras están siendo expuestas actualmente en la Fundación Cartier de París.

Además de la pintura o el diseño, en Kalao encuentra cabida también la creación audiovisual, con la realización de documentales en colaboración con Claro de Luna producciones. El videoarte llegó de la mano del angoleño Nástio Mosquito, con su casi inseparable Vic Pereiró y Pere Orti, y también en dos ocasiones con el togolés Kisito Asangni, comisario del proyecto Time is Love. Kalao Panafrican Creations ha trabajado asimismo con otras galerías y museos, y ha participado en la Bienal Dak’Art.

Miséria. Nú Barreto, 2013

Miséria. Nú Barreto, 2013

Una de las iniciativas recientes más interesantes es el homenaje a Rafael Padilla, alias “Chocolat”, del que probablemente oiremos hablar por la película homónima que está por estrenarse en Francia. Nos lo cuenta Jesús Ahedo: “El pasado mes de enero organizamos un proyecto-homenaje a Rafael Padilla, el célebre clown Chocolat, esclavo cubano (La Habana 1867- Burdeos 1917) comprado por una acaudalada familia vizcaína y puesto a trabajar con 8 años en una granja próxima a Bilbao. De allí se escapó y recaló en los muelles de Bilbao, donde encontró su libertad. Trabajó duramente como minero durante varios años hasta que un clown inglés de nombre Tony Grice, que actuaba en la villa, lo contrató y se lo llevó a Londres. Poco después Rafael triunfaría (1885) en el París de la Belle Époque, llegando a ser el primer artista negro de Francia y el primer actor filmado por los Lumière. Una biografía apasionante y desconocida que quisimos poner en valor, para lo cual contamos con el magnífico trabajo plástico del artista senegalés Cheikhou Ba. Realizamos en colaboración con el Ayuntamiento de Bilbao un desfile por los muelles con el actor Mbaye Sene en el rol de Chocolat. Con todo este material realizamos un corto reportaje. El homenaje culminará el próximo mes de enero con la colocación de una placa conmemorativa en el Muelle Marzana de nuestra ciudad, muelle minero por excelencia”.

Identités, (cabeza nº2). Thonton Kabeya. Cáscara de huevo sobre cera y papel aluminio, insertada en botella de plástico con agua y hilo de alambre, 2009

Identités, (cabeza nº2). Thonton Kabeya. Cáscara de huevo sobre cera y papel aluminio, insertada en botella de plástico con agua y hilo de alambre, 2009

Ésta es la segunda colaboración del Ayuntamiento de la capital vizcaína con la galería, pero el apoyo público es prácticamente inexistente. “Todo lo demás lo hemos costeado nosotros, lo cual hace difícil, salvo que te sobre el dinero, llegar a un público más amplio”. Se suma a la actual crisis el desinterés de nuestras instituciones por los intercambios culturales con África. Por suerte, no está todo perdido. “También hay museo como ARTIUM (Vitoria) que no solo aprecian nuestro trabajo sino que además adquirieron una escultura del artista Thonton Kabeya“.

“Es bastante claro que la tendencia actual del mercado respecto a las creaciones africanas es muy positiva si echamos la mirada un poco hacia atrás. Pero aún queda mucho por hacer para llegar a hablar de presencia importante en el mercado del arte”. Para Jesús Ahedo, esta tendencia a despuntar “no es solo una moda pasajera”.  Su  percepción es más bien positiva. “Durante el último decenio, además de la eclosión de un importante elenco de artistas y curadores internacionales, se ha ido construyendo a nivel internacional un tejido de ferias, eventos, establecimiento de galerías especializadas en diferentes países y subastas internacionales que están favoreciendo una mayor presencia y puesta en valor de toda esta ingente producción artística de calidad”.

La exposición KALAO 10 años | Retrospectiva se puede visitar hasta el 31 de este mes de diciembre. Más información: Kalao Panafrican Creations.

Imagen de portada:  Pulling Donkey; Nathalie Mba Bikoro, fotolitografía, 40x66cm, 2014. 1/1 ed.

Todas las imágenes, cortesía de Kalao Panafrican Creations.

Like this Article? Share it!

About The Author

1 Comment

    Leave A Response