tadalafil generico en farmacias comprar cialis por internet pastillas para ereccion de venta en farmacias sildenafilo combix 100 mg precio genericos de cialis en farmacias

afribuku

cultura africana contemporánea

Amílcar Cabral: “Lumumba murió para que África viva libre, independiente y unida”

Hace hoy 60 años, un comunicado anunciaba la muerte del presidente Patrice Émery Lumumba, asesinado tres semanas antes por fuerzas gubernamentales. En este texto, publicado poco después de aquel anuncio, el líder independentista Amílcar Cabral acusa a las potencias coloniales por su implicación en el asesinato del presidente congoleño, e insta a las fuerzas sociales de África a unirse y hacer frente a las conspiraciones internas y ataques externos.

Autor: Amílcar Cabral

“En la tarde del 13 de febrero de 1961, un comunicado procedente de Katanga ha anunciado al mundo la muerte de PATRÍCIO LUMUMBA, primer ministro del Congo y de sus compañeros de prisión, los ministros OKITO e M’POLO.

Esta noticia ha sido acogida en general con sorpresa, horror y repulsa. Para el África que quiere ser VERDADERAMENTE libre, es una noticia de LUTO.

En los siguientes días, se supo que, en realidad, LUMUMBA, y sus compañeros habían sido asesinados por los militares belgas hacía ya algunas semanas, durante su transferencia de la prisión de Thysville a Katanga. Esta revelación ha hecho aumentar la indignación internacional.

Las reacciones a este bárbaro y cobarde asesinado se han hecho sentir inmediatamente y continúan manifestándose en el día a día: en casi todas las capitales y principales ciudades del mundo las embajadas de Bélgica y también las de Estados Unidos han sido atacadas por el pueblo; se producen diversas manifestaciones todos los días, no solo contra estos países sino también contra la Organización de las Naciones Unidas y principalmente contra su Secretario General, Dag Hamarskjoeld, que es justamente acusado como principal responsable del asesinado de Lumumba y de sus compañeros, como veremos más adelante.

En la República de Guinea, el 14 de febrero fue declarado día de luto nacional; después de un encuentro, el Gobierno tomó las siguientes decisiones: 1º: Mandar un enérgico telegrama a las Naciones Unidas, acusando a esta Organización por la responsabilidad de este odioso crimen, y exigiendo la inmediata dimisión del Secretario General DAG HAMARSKJOELD; 2º: Reconocer el Gobierno del señor Gizenga (sucesor legal de Lumumba), como único Gobierno legal del Congo, prometiéndole todo su apoyo en su lucha par desembarazar al Congo de sus colonialistas e imperialistas; 3º: Condecorar a Patrício Lumumba, a título póstumo, con la gran cadena de la Orden a la Fidelidad al Pueblo (Guinea ya había reconocido a Lumumba con el collar de COMPAÑERO DE LA INDEPENDENCIA AFRICANA).

Gana, Mali, Marruecos, Indonesia, Cuba, Yugoslavia, Albania, Polonia, Alemania Oriental y la República Árabe Unida, también decretaron el luto nacional, acusaron a las Naciones Unidas del crimen y exigieron la dimisión de Hamarskjoeld, y reconocieron al Gobierno de Gizenga, a quién están dispuestos a ayudar.

La Unión Soviética, no solo exigió la dimisión de Hamarskjoeld, sino que declaró que, DESDE AHORA, dejaba reconocerlo como Secretario General de las Naciones Unidad, y que va a ayudar a la lucha del Pueblo Congoleño contra los imperialistas y sus lacayos.

Estamos seguros de que otros países que todavía no se han pronunciado, van a engrosar la lista de protesta contra este bárbaro y salvaje asesinato.

No queda ninguna duda de cómo el asesinato de Patrício Lumumba fue fríamente organizado por los imperialistas, con la complicidad de las Naciones Unidas y de su Secretario General DAG HAMARSKJOELD, cuya actitud desde el principio de la cuestión congoleña fue más que sospechosa y severamente criticada.

La opinión internacional se siente cada vez más revuelta contra este odioso asesinato, y aún es pronto para prever las consecuencias de tal barbarie.

Pero ¿por qué fue fríamente calculado y ejecutado este bárbaro asesinato?

Porque cuando el Colonialismo está forzado a retirarse, deja en su lugar el neocolonialismo y el imperialismo, tanto o más peligrosos que el primero.

Porque en el Congo los imperialistas tenían sus días contados mientras viviera Lumumba. Porque LUMUMBA era un verdadero AFRICANO que no se dejaba COMPRAR o ser comandado por los imperialistas.

Porque LUMUMBA era un patriota que luchaba por la unidad de los pueblos del Congo y una verdadera INDEPENDENCIA DE SU PAÍS.

Porque LUMUMBA luchaba por un CONGO LIBRE, en el seno de un ÁFRICA LIBRE, sin obediencia a cualquier extranjero.

Porque LUMUMBA nunca cedió a las maniobras de los imperialistas.

Porque LUMUMBA tuvo el coraje de decirles públicamente: COLONIALISTAS E IMPERIALISTAS, ¡FUERA DE ÁFRICA! BASTA DE LA EXPLOTACIÓN DE NUESTRAS TIERRAS!
Porque LUMUMBA fue siempre FIEL AL PUEBLO que confiaba en él, como el único que nos podría liberar del colonialismo, del neocolonialismo y del imperialismo.

Hace 80 años que el Congo, un país de 1.500.000 kilómetros cuadrados (como Francia, Gran Bretaña, España, Portugal y Bélgica reunidos), con una población de 14 millones de habitantes, fue ocupado por los belgas, un minúsculo pueblo europeo que, como los demás colonialistas, se arrojaron en la sagrada misión de traer a África los “beneficios” de esa famosa civilización que nadie pidió, y que además no “expandieron”; como también todos los demás colonialistas, lo que les interesaban eran las inmensas riquezas de este enorme país, pleno de recursos, tierra prometida para los famélicos belgas y fuente de ingresos para la insignificante Bélgica. Por ello, hicieron todo lo posible para no perder el Congo, ¡que nunca pensaban abandonar (ni en cincuenta años)!

Para ello, el objetivo número uno consistía en mantener al pueblo en la ignorancia el máximo tiempo posible, lo que se resume con la célebre frase del General Janssesn: “SIN ELITES, NO HAY ABURRIMIENTOS”. Y esto fue llevado a cabo de tal manera que hoy, después de OCHENTA AÑOS de “presencia civilizadora” de los belgas, solo seis congoleños obtuvieron un diploma universitario, y esto a costa de enormes sacrificios de sus familias. Únicamente pocos miles de personas saben “leer y escribir”.

Esta indignante política de ignorantismo y esclavitud fue confiada a varias misiones religiosas, subvencionadas por los belgas, que desempeñaron con ahínco su misión. Según los numerosos panfletos publicados por las misiones, el catecismo de los congoleños, que eran tratados como “niños criados”, consistía únicamente en el RESPETO Y SUMISIÓN AL BLANCO. En uno de ellos se puede leer: EL CONGOLEÑO DEBE PREFERIR EL LÁTIGO DE LOS BELGAS A LA HOZ COMUNISTA. (Como se sabe, hoy en día, cuando un pueblo aspira a su libertad es acusado inmediatamente por los colonialistas de “comunista” o entonces dirigido por “comunistas”, pagados por Moscú, como si ningún pueblo quisiera ser libre sin ser comunista. Pero esto es pura palabrería…).

En la ya conocida política de “dividir para reinar”, los colonialistas belgas atizaban las rivalidades tribales, fomentando sangrientas luchas fratricidas entre las diferentes razas del Congo.

Y mientras los congoleños se mataban entre ellos, en la miseria, ignorancia, hambre y esclavitud, “bajo el látigo de los belgas”, esos nuevos “dueños” de la tierra”, con sus amigos imperialistas agotaban las riquezas del país, se enriquecían sin el menor esfuerzo mientras el pueblo se moría de hambre. El Congo pertenecía a los grandes “trusts” internacionales. Solo un banco, la “Sociedad General”, poseía CINQUENTA empresas, entre las cuales ¡TRES compañías de ferrocarriles!

¡Treinta mil belgas ganaban más que un millón de africanos!

¡Nunca una “Colonia” dio tantos beneficios!

Y entonces apareció PATRÍCIO LUMUMBA.

Hijo del pueblo que sufrió todas las miserias y opresiones del régimen colonialista, Patrício LUMUMBA era originario de una de las tribus menos importantes del Congo, los batetelàs, y consiguió elevarse entre sus compatriotas por su carácter firme, su incorruptibilidad, su decisión firme y tajante de unir a los CONGOLEÑOS y LIQUIDAR EL COLONIALISMO.

En 1958, en una época de plena euforia colonialista belga, época en que en el Congo solo existían “asociaciones” tribales o regionalistas consentidas por los colonialistas y que por sus rivalidades y luchas constantes debilitaban el país y solo favorecían a los colonialistas, ese año, Patrício LUMUMBA fundó el MOVIMIENTO NACIONAL CONGOLEÑO, verdadera organización política, sin distinción de raza, origen o religión, que tenía como principal objetivo la UNIDAD del país y la LUCHA por su independencia.

En menos de dos años, a pesar de las represiones colonialistas y de los ataques de “asociaciones” raciales y regionalistas, el MOVIMIENTO NACIONAL CONGOLEÑO se convirtió en la organización política más grande del país y en la única que luchó ferozmente por la independencia del Congo. Y su lucha continua fue tan feroz y tan bien dirigida que a principios de 1960, los belgas, que no esperaban salir del Congo en los siguientes cincuenta años, expresaron su intención de negociar una “autonomía”, que fue aceptada por los demás partidos. Pero de inmediato se vio que nada se podía hacer en el Congo sin el MOVIMIENTO NACIONAL CONGOLEÑO. Luego LUMUMBA, que estaba encarcelado, fue liberado y llevado a Bruselas para formar parte de la “mesa redonda”, donde se negociaría el futuro del Congo.

Durante ests negociaciones, los belgas dijeron: no saben nada, no están preparados, por lo que deben contentarse con un poco de libertad, una semiautonomía bajo nuestra protección. LUMUMBA respondió a los belgas: ¡QUEREMOS NUESTRA INDEPENDENCIA! ¡NO QUEREMOS PERMANECER BAJO DOMINIO EXTRANJERO!

Y ante la actitud inquebrantable e intransigente de Lumumba, los belgas tuvieron que ceder. Pero cedieron con la intención de seguir explotando el Congo como antes, por medio de acuerdos, tratados, etc., ya que todavía consideraban a los africanos como “hijos mayores” a quienes podrían seguir dirigiendo fácilmente en su beneficio. Pero se desilusionaron rápidamente. Inmediatamente después de la proclamación de la independencia, los belgas y sus aliados imperialistas, que tenían intereses en el Congo más que en la propia Bélgica, vieron que con LUMUMBA en el Gobierno del Congo, la explotación del Congo terminaba y que el Congo pasaría a ser propiedad total de los congoleños. Entonces, los imperialistas utilizaron todos los medios para deshacerse de LUMUBA: los belgas invadieron el Congo con tropas procedentes de Europa, y además, hicieron que TCHOMBÉ traicionara a LUMUMBA, declarando la secesión de Katanga, la principal fuente de riqueza de los colonialistas e imperialistas en el CONGO. El país, que solo había obtenido su independencia hacía unos días, no estaba lo suficientemente organizado para castigar al traidor TCHOMBÉ y al mismo tiempo resistir a la agresión extranjera.

Después, LUMUMBA apeló a las Naciones Unidas para que enviaran tropas para ayudarlo a frenar a los invasores belgas y restaurar la paz en el país.

Mediante la acción de sus tropas y de su secretario general Hamarskjoeld en el Congo, las Naciones Unidas han revelado al mundo y especialmente a los pueblos africanos que luchan por su libertad, que esta organización es un simple instrumento de los imperialistas. De hecho, en lugar de ayudar a LUMUMBA, las Naciones Unidas, a través de su Secretario General HAMARSKJOELD, hicieron todo lo posible por destituir a LUMUMBA y poner un espantapájaros al frente del Gobierno. Prohibió a Lumumba usar la radio de su país, impidió que se reuniese el Parlamento, que siempre se ha mantenido fiel a LUMUMBA. Finalmente, viendo que no había forma de sacar a LUMUMBA por medios legales, Naciones Unidas y algunos países imperialistas procedieron a la labor de dividir, por CORRUPCIÓN, al pueblo congoleño. Así, los imperialistas, a través de Naciones Unidas, entregaron dinero, armas y municiones al coronel MOBUTU, jefe de Estado Mayor, hombre de confianza de LUMUMBA, y cerraron los ojos a la acción de este innoble INDIVIDUO QUE TRAICIONÓ a su protector, TRAICIONÓ a su país, y TRAICIONÓ a todos los pueblos africanos, pues el caso del Congo es el caso de toda África.

Finalmente, con conocimiento de HAMARSKJOELD y sin la más mínima reacción de sus tropas, las fuerzas del TRAIDOR Mobutu, armadas y financiadas por las Naciones Unidas, detuvieron, maltrataron, mataron a golpes al gran patriota africano PATRÍCIO LUMUMBA, que solo quiso desenredar el Congo y el África de manos de colonialistas e imperialistas.

Se ve, por lo tanto, que el principal responsable del mayor crimen de la Historia de África es el Secretario General DAG HAMARSJKOELD quien, para servir a los intereses imperialistas, TRAICIONÓ a Lumumba, quien lo había llamado para su rescate, TRAICIONÓ al Consejo de Seguridad que le había dado instrucciones precisas para ayudar a LUMUMBA a pacificar el país, y traicionó también a todas las Naciones que aspiran a la LIBERTAD, y que hasta ahora habían depositado en él su plena confianza.

Así pues, DAG HAMARSKJOELD debe dimitir para que los pueblos que luchan por la libertad puedan por fin obtener su independencia.

LUMUMBA murió, pero el “LUMUMBISM” continúa; más vivo que antes. El “lumumbismo” es hoy la encarnación de la lucha de todos los pueblos por su libertad, su independencia, por la completa liquidación del COLONIALISMO y el IMPERIALISMO.

LUMUMBA MURIÓ, PARA QUE ÁFRICA VIVA, LIBRE, INDEPENDIENTE Y UNIDA.

PUEBLO DE GUINEA Y CABO VERDE:

Este largo relato de lo que está sucediendo en el Congo es muy interesante para nosotros. Lea este artículo con atención, y encontrará las mismas similitudes con nuestro caso, con lo que pasó, con lo que pasa en nuestras tierras, desde nuestra situación de miseria, ignorancia y esclavitud, hasta nuestros problemas actuales de UNIDAD para la LUCHA. Porque la primera condición para la LUCHA es la UNIDAD.

Patrício LUMUMBA fue asesinado, porque los imperialistas COMPRARON a unos traidores que provocaron la DIVISIÓN del pueblo congoleño. No habría sido asesinado si la gente hubiera permanecido UNIDA.

También en nuestras tierras, donde sufrimos miseria, hambre, esclavitud, nuestra riqueza es explotada por colonialistas e imperialistas patrimoniales. A pesar de la bárbara represión colonialista, logramos formar el PARTIDO AFRICANO DE LA INDEPENDENCIA, que es el único partido que no distingue razas, orígenes, etc. EL PARTIDO AFRICANO DE LA INDEPENDENCIA busca la UNIDAD de nuestros pueblos para la LUCHA contra el colonialismo y el imperialismo. Por dentro y por fuera, nos volvemos más y más fuertes, nuestra lucha se vuelve más dura; contamos con la ayuda de todos los pueblos del mundo; ahora nuestra victoria es segura y no está lejos.

¡Pero tenga cuidado! ¡Ahora deberíamos estar más atentos que NUNCA! Los colonialistas hicieron y hacen todo lo posible para obstaculizar nuestra lucha: cárceles, persecuciones, paro, hambre, etc. ¡Todo SIN RESULTADO!

Ahora, como ven que casi podemos con ellos, los colonialistas e imperialistas comienzan a usar esta otra arma más peligrosa que es la DIVISIÓN.

Están COMPRANDO a algunos de nuestros hermanos, para Traicionar nuestra causa, fomentando la discordia entre nuestros pueblos con cuestiones de razas, orígenes, religiones, etc.

Algunos de estos traidores, vendidos a los colonialistas, ya han comenzado su nefasta campaña de DIVISIÓN, buscando así entorpecer nuestra LUCHA.

Aquellos lacayos de los colonialistas que sólo buscan sus intereses personales, saben conscientemente que están TRAICIONANDO a nuestros pueblos, y que están SIRVIENDO a los COLONIALISTAS.

Por lo tanto, estos indignos africanos SON TRAIDORES DE LA CAUSA AFRICANA, y como TRAIDORES deben ser tratados.

¡Pueblo de Guinea y Cabo Verde! Sigamos el ejemplo del Congo:

El único partido que luchó y logró la independencia, es el partido que no hizo preguntas sobre razas, orígenes, etc. Nuestro Partido de la Independencia Africana, que es el ÚNICO que LUCHA por la independencia de nuestras tierras, es también el ÚNICO que no hace preguntas sobre razas, orígenes, etc. El lema de nuestro Partido ES UNIDAD y LUCHA. UNIDAD de todos para la LUCHA contra nuestro enemigo: el COLONIALISMO Y el IMPERIALISMO.

¡Hermanos de Guinea y Cabo Verde! Permanezcamos siempre UNIDOS.

NO QUEREMOS AUTONOMÍA. ¡QUEREMOS NUESTRA COMPLETA INDEPENDENCIA!

En nuestras tierras no habrá INFIELES como TCHOMBÉ, MOBUTU y OTROS.

En nuestras tierras habrá UNIDAD, PROSPERIDAD Y BIENESTAR.

Hermanos, un PORTUGUÉS, es el europeo nacido en Portugal.

Cualquier africano que diga: SOY PORTUGUÉS, es un lacayo de los colonialistas, es un TRAIDOR, que de todas formas hay que LIQUIDAR.

Y también el africano que dice que un fula no es lo mismo que un qijagó, que los guineanos no deben llevarse bien con los caboverdianos, etc. etc. ese africano también es un traidor, que debe ser ELIMINADO.

Todos los africanos que se dicen portugueses o intentan dividirnos con cuestiones de razas, orígenes, etc. son traidores de la causa africana, pagados por los colonialistas para retrasar la libertad y la independencia de los pueblos africanos.

¡Esos traidores deben morir!

Conakry, febrero de 1961.

1 Comentario

  • Maricel
    Maricel

    ¿Dónde está publicado?

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.