afribuku

cultura africana contemporánea

Complicidades históricas y yuxtaposiciones visuales: John Akomfrah en CAAC Sevilla

Fotograma de Vertigo Sea

La exposición “La Tierra es Plana”, en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla, presenta hasta marzo varias obras del aclamado artista audiovisual John Akomfrah, cofundador del Black Audio Film Collective londinense y una de las figuras pioneras del videoarte en Gran Bretaña.  

Es un maestro del bricolaje audiovisual. Más que realizador, es un verdadero artesano de la imagen, confrontando archivos históricos y creaciones propias a través de imponentes pantallas. John Akomfrah supo desde muy joven que quería dedicarse a eso de las películas, de una manera u otra, pero no tenía definido su rol futuro. Durante su adolescencia en Londres, bebió de nombres como Godard o Fellini en el mítico Paris Pullman Cinema, y participó en grupos amateur donde se revisaban los clásicos del cine y se producían cortos. Le atraía sobre todo el poder de la imágenes, más que las narrativas. De esa época, recuerda el impacto que le causaron algunas escenas de Doctor Zhivago, por ejemplo. El punto de inflexión vendría con el visionado de El Espejo (1975) del director Andrei Tarkovsky. A pesar de “no entender nada” de la película, tuvo la fascinante sensación de estar a punto de traspasar una línea roja, de encontrarse al borde de los límites del cine. Un sentimiento que ha ido persiguiendo activamente en sus creaciones a lo largo de los años.

Mucho ha pervivido de toda esa inspiración en su recorrido creativo. La monumentalidad de las obras, la prevalencia del aspecto estético sobre la vertiente narrativa, el flirteo entre realidad y ficción. Y la belleza. Una belleza sublime que es constante en su creación, y que utiliza como recurso para vehicular mensajes de profunda trascendencia. Esa poesía visual es su método para conectar con una sensibilidad muy íntima en el espectador, aun tratando temáticas incómodas con un enfoque crítico. 

Fotograma de Handsworth Songs (1985)

Hijo de militantes anticoloniales del partido de Kwameh Nkrumah, John Akomfrah nació en Ghana en 1957. Por motivos políticos, su familia tuvo que exiliarse en Londres, a mediados de los 60. El compromiso político de sus padres, que tanto lo marcó, pasaba por alto sin embargo la dificultades derivadas de su condición de joven negro en una sociedad blanca. El realizador recuerda percibir en su entorno una negación muy concreta del racismo durante los años 70, lo que contrariaba sus experiencias cotidianas. En los 80, de manera natural, brotó en Gran Bretaña una respuesta artística a aquel “momento post-utópico” que vivían los hijos de inmigrantes como él, cuyos padres se habían desplazado a Occidente en busca de un futuro mejor que parecía no materializarse en la segunda generación. A partir de esta toma de conciencia, y con la idea de hacer resurgir cuestiones post-coloniales y raciales, surgieron movimientos como el de los artistas visuales BLK Art Group o el Black Audio Film Collective, fundado por el propio Akomfrah junto a otros estudiantes en 1982.

Su primer documental, Handsworth Songs (1986), proyectado actualmente en el CAAC, fue realizado en conjunto con otros miembros del Black Audio Film Collective. El corto muestra las protestas raciales de 1985 en Handsworth y Londres. El sentimiento de que aquello no eran simplemente reivindicaciones coetáneas, sino una verdadera acumulación histórica que se ponía sobre la mesa, cristalizó en el uso intercalado de testimonios recogidos versus archivos audiovisuales, situando así en perspectiva aquellos “desórdenes” en torno a la discusión sobre la raza. 

Aquello fue el inicio de un modus operandi que es tenaz en Akomfrah, la yuxtaposición de imágenes y sonido de diferentes fuentes. El recurso al multicanal le permite introducir contranarrativas a la historia oficial. El resultado es una investigación de la memoria y una lucha contra la amnesia colectiva. La existencia de varias pantallas funciona también como herramienta de solapamiento de temporalidades, donde pasado, presente y futuro se combinan, dando una sensación de plenitud ontológica, como si se nos estuviera revelando una verdad trascendental.

Fotograma de «Vertigo Sea, Oblique Tale on the Aquatic Sublime» (2015)

Es el caso de la premiada Vertigo Sea (2015), incluida en la exposición, donde el realizador contrapone imágenes del mar, archivos audiovisuales, imágenes rodadas por él mismo y declamaciones literarias. En esta poética obra, Akomfrah explora nuestra relación con el océano, escenario de la deportación transatlántica de subsaharianos* y, aún hoy, de la mal llamada «crisis migratoria». Auxiliados por las lecturas de extractos de Moby Dick y del poema Whale Nation de Heathcote William, se establecen paralelismos entre las crisis humanas, pasadas y contemporáneas, y la preocupante crisis ecológica que vivimos.

La presencia del mar en Vertigo Sea es solemne. De manera general, lo es la naturaleza en casi toda su obra a partir de 1998, momento en el que se disuelve el Black Audio Film Collective y funda la productora Smoking Dog Films junto a Lina Gopaul y David Lawson, antiguos compañeros del primer colectivo. Aquí se inicia un camino estético sólido y coherente, a lo largo de los años, en el que uno de los rasgos es precisamente la importancia del paisaje, base sobre la que interviene. Es un paisaje psicológico, como el de las pinturas de Turner que también impactaron al John Akomfrah adolescente, durante sus visitas regulares a la Tate londinense, y del que él mismo ha dicho que tenía una «visión cinemática».

Relacionando siempre el arte, de manera fiel, con su universo audiovisual, la obra Peripeteia tiende puentes con los retratos europeos del S. XVII, y explorando la presencia de personas negras en el viejo continente, en posiciones que incluyen pero que van más allá de la de servidor o esclavo.

Son en total cinco las obras que pueden verse en el espacio monumental del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo en Sevilla, un espacio que se rige como uno de los pocos oasis de cultura en plena época de pandemia. La muestra continúa hasta mediados de marzo, y es una excelente ocasión para acercarse a conocer a John Akomfrah y dejarnos invitar a reflexionar sobre los desafíos de nuestro momento actual, sin olvidar jamás la historia.

*Uso el término propuesto por la escritora Léonora Miano, «deportación transatlántica de subsaharianos», en lugar de «trata negrera» o «comercio esclavos».

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

«La Tierra es Plana”. 

Hasta el 14 de marzo de 2021

Comisariado: Neus Miró

Coordinador: Alberto Figueroa

Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, Sevilla. 

Más información: http://www.caac.es/programa/akomfrah20/frame.htm 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.