afribuku.com

Gurumbé, la memoria negra (y olvidada) del flamenco

Invitado 4 noviembre, 2016
gurumbe

Autores invitados: César Pérez Herrero* y Rosa Pérez Herrero*

Sí, lector español, has leído bien. Vamos a hablar de tu memoria negra. Esa que creías no tener.

Este martes 1 de noviembre de 2016 asistimos en el festival Film Africa al estreno en Reino Unido del documental Gurumbé, del jerezano Miguel Ángel Rosales. Y como el resto de los espectadores, muchos de ellos españoles, nos quedamos sin palabras. “Siento vergüenza”, alcanzó a decir en un susurro la española que estaba en la butaca de al lado.

Vergüenza no sólo de que Sevilla y Cádiz fueran, junto con Lisboa, las principales plazas europeas de compraventa de esclavos. De que a estos se les marcara a fuego una “S” en un lado de la cara y un clavo en la otra, el sádico jeroglífico de “S-clavo”. No sólo porque alrededor del año 1700 hubiera unos 80.000 esclavos viviendo en Sevilla o porque el 15% de la población en Cádiz fuera subsahariana (5% libertos). O porque desde 1821 a 1867 España continuara la trata de forma clandestina, enriqueciéndose con la vida y la libertad de 600.000 personas. Vergüenza sobre todo porque no lo sabíamos.

Vergüenza por el olvido.

Pero este documental, aparte de liberarnos de la pobreza del olvido, nos revela la inmensa riqueza africana que tenemos completamente integrada en nuestro ADN biológico y cultural. Al no encontrar la mano la piel del tambor -oímos en la silenciosa sala del cine-, busca la propia piel. Al no tener tambores, hace música con lo único que tiene, con su propio cuerpo. Y eso se siente todavía en las percusiones del flamenco.

El músico y antropólogo Raúl Rodríguez señala que en lengua bantú fanda significa fiest, y el sufijo -ngo (como en “Congo” o “mandinga”) indica una posible procedencia africana del vocablo “fandango”. Otra vez un escalofrío recorriendo la espalda. ¿Cómo es posible que nunca nos hubiéramos dado cuenta de eso?

Raúl Rodríguez nos lleva con sus palabras y su música hasta el otro lado del Atlántico, donde nos imaginamos a los “curritos negros”, con sus chalecos andaluces. A través de su voz los oímos cantar. Y un hilo invisible nos conecta a través de ellos, del Caribe y de vuelta a Sevilla, con el corazón africano que palpita en sus ritmos. Y la dignidad de un pueblo emerge como un iceberg largamente sumergido:

Negro curro a mi me dicen

yo soy negro de pellejo

pero soy andaluz viejo

aunque algunos me contradicen.

No consiento que me pisen

la historia que no escribí (…)

yo siempre tuve arte

donde quiera que viví

Ole, ole y ole. No sé si lo dijo nuestra compañera de butaca o fueron nuestras entrañas. O las manos que no podían aplaudir todavía. O lo pensó Yinka Graves, la bailaora negra que luego nos contó que, gracias a este documental, se reconciliaron su cabeza y su corazón. Su corazón le decía que en el flamenco había algo profundo que resonaba en ella, pero su cabeza no lo entendía. Cuando se armó de valor y viajó a Sevilla a seguir su sueño, cada vez que cruzaba el Puente de San Telmo sobre el Puerto de Cuba sentía que algo le hablaba desde el fondo de aquellas aguas. Gurumbé le explicó a su cabeza lo que ya sabía su corazón.

Desde la pantalla iluminada nos miran, de frente y con la cabeza alta, valientes hombres y mujeres negros como Juan de Pareja, el esclavo de Velázquez, finalmente hombre libre y gran pintor. O Cándida Jiménez Huelva, “Cándida la Negra”, que nació esclava en la colonia portuguesa de Luanda y murió libre con 110 años en El Puerto de Santa María en 1951. Esta pantalla londinense fue por un momento un pequeño homenaje a todos ellos.

velazquez-negro

Charlamos un poco a la salida sobre la obcecación de los flamencólogos para no aceptar la influencia negra (pero sí la gitana, tras la moda del Orientalismo imperante en el Romanticismo del siglo XIX) o del mundo académico para contemplar siquiera como hipótesis cosas como la autoría hispanoárabe del Cantar del Mio Cid (escrito por el valenciano Al-Waqasi, según Dolores Oliver). Miguel Ángel Rosales, director de este impresionante documental, nos confiesa que, tras leer el libro de Baltasar Fra Molinero “La imagen de los negros en el teatro del Siglo de Oro”, le habría gustado incluir filmaciones de alguna obra de teatro para demostrar hasta qué punto la cultura y personalidad de los africanos impregnó todas las manifestaciones artísticas españolas.

miguelangelrosales

Foto de Iván González, a la derecha el director del documental, Miguel Ángel Rosales

Y finalmente, para explicar el título de la película, nos remitimos a Mariana Masera que, en su libro “La otra Nueva España: la palabra marginada en la Colonia”, nos muestra una carta escrita en 1567 donde Eugenio de Salazar, entonces gobernador de Canarias, dice que los milicianos negros “todo lo tocan a la sonada del gurumbé o chanchamelé y otros guineos”. La autora relaciona por su fonética la palabra “gurumbé” con “gwomba” (batir las manos) y con la raíz bantú “ngoma” (tambor).

En Canarias pues, como en la Península, los hombres y mujeres africanos víctimas de la esclavitud buscan frenéticamente con sus manos la libertad y la cálida piel del tambor. Y cuando salimos de la sala de cine y bajamos las escaleras mecánicas, para coger el último metro, todavía parece que oímos en las entrañas de Londres, como Yinka en las aguas de Sevilla o Raúl Rodríguez en el aire del Caribe, una voz negra, sensual, poderosa y profunda que repite:

“que yo siempre tuve arte

donde quiera que viví”.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

César Pérez Herrero: Médico de Familia cooperante de Médicos Sin Fronteras y Máster en Estudios literarios por la Universidad Complutense de Madrid enfocándose en Literatura Africana. Hizo un viaje en solitario de año y medio por 22 países africanos y su mochila sigue siempre a mano para emprender un nuevo viaje. Su blog de viajes: http://www.lolyplanet.blogspot.com

Rosa Pérez Herrero: Licenciada en Traducción e Interpretación (inglés y árabe) con un Máster de Estudios de Oriente Medio en SOAS, Universidad de Londres. Rosa estudió y trabajó en El Cairo durante dos años. Actualmente trabaja como Oficial de Comunicaciones y Eventos para el Arab British Centre en Londres.

 

Like this Article? Share it!

About The Author

11 Comments

  1. José conde 6 noviembre, 2016 at 20:33

    Es triste que se quiera confundir a la gente en general, porque a la gente del flamenco no. Que barbaridad se dice que mandinga tiene que ver con fandango. Y quien escribe esto no tiene desperdicio. Ustedes( el que escribe y el director de documental), han escuchado campanss pero no saben donde y claro lo han presentado en UK en España, Analucia no creo que se atrevieran.

    • Antonio 7 noviembre, 2016 at 19:43

      El documental solo contempla esta hipótesis, pues es una palabra de origen desconocido según la RAE. Tampoco las versiones de la RAE del siglo XVII y XVIII definían muy claramente su origen etimológico, aunque sí constaban que era un baile de quienes han estado en las Indias. En América Latina hay una gran variedad de manifestaciones culturales que portan el mismo nombre, fandango. Por la terminología del término no es disparatado pensar que la palabra pueda tener su origen en alguna lengua africana, al igual que milonga, por cierto, otro palo del flamenco. Si desde luego se quiere adelantar en la búsqueda del origen de la cultura andaluza, no podemos mantener esa actitud negacionista de un pasado por el que pasaron tantas culturas y al que por supuesto habría que añadir la africana. Hay pruebas más que evidentes en la literatura de su influjo directo en las Indias y en la península. Y a los hechos no remitimos, no pretendemos confundir a nadie, sino todo lo contrario, dilucidar y reconocer la contribución de cada uno a la cultura andaluza actual.

    • Alvaro 8 noviembre, 2016 at 13:28

      Que no ni ná, en el mismito Seff este año lo han estrenado hace unos días en sevilla

    • Fanny 20 noviembre, 2016 at 18:00

      Sr José Conde: Posteé una respuesta (cuya aprobación agradezco) a su comentario. Como lo hice en la línea madre y no en la subsidiaria a su correo, temo que no llegue a verlo, por lo cual, nobleza obliga, lo pongo sobre aviso por si desea leerla. Muchas gracias.

  2. Fanny 20 noviembre, 2016 at 14:10

    Nieta de Juan Sans y María Bosch por parte de madre y de José Martín y Teresa Conde por la rama paterna, argentina, cordobesa, latinoamericana… También me avergüenzan las atrocidades de los nativos de la “Madre Patria”. Saqueo y genocidio en América, apropiación de saberes y cultura ancestrales del mundo árabe, cacería y tráfico de esclavos, Inquisición…. No pueden borrar el pasado, pero no se enorgullezcan de una supuesta superioridad que no poseen en ningún aspecto, empezando por el moral. Felicitaciones por el rescate de las raíces africanas del flamenco!! Y, José, quizás hasta seamos parientes, deja tanto prurito sobre la relación entre mandinga y fandango, la RAE tampoco es un dechado de nobleza, en 400 años por vez primera una mujer la integra; es decir que las reglas del idioma están impregnadas de patriarcado racista.. Un poco de introspección crítica… primo?? :-)

  3. Tono 10 julio, 2017 at 14:59

    En secretOlivo publicamos un trabajo extenso realizado por Jesús Cosano durante años sobre el tema de los Negros Curros.

    Aquí os dejo el enlace

    https://secretolivo.com/index.php/andalucia/raices/los-negros-curros/

    • Angela Rodríguez Perea 10 julio, 2017 at 22:48

      Hola Tono, conocemos bien Secretolivo y hemos leído los artículos sobre los negros curros : – )

      Muchas gracias por la información.

  4. Pancho Piñones 18 julio, 2017 at 5:35

    Bueno..
    Yo no veo que nadie quería confundir ala gente con este documental. Más bien solo se ve que muestran evidencia existentes y que han estado invisibles a la historia contada por quienes han gobernado. No olvidemos que la “Historia oficial”está llena de omisiones y sobre todo no se escribe la historia de los más desamparados y pobres de la sociedad.

    • Fanny 18 julio, 2017 at 23:59

      Coincido con vos, Pancho. Hay una canción de un cantautor argentino que dice: “si la historia la escriben los que ganan eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia, quien quiere oir que oiga…” Saludos!!!!

Leave A Response