afribuku.com

“¿Níger, eso qué es lo que es?”

Alejandro de los Santos 2 febrero, 2012

No es ninguna novedad que con frecuencia se nos pregunten barbaridades relacionadas con África y con los africanos. En general se trata de prejuicios relacionados con estereotipos que datan de las primeras incursiones de los europeos en el continente, que servían de pretexto para justificar la evangelización y la colonización. Otro cliché muy habitual es el de “África es un país”, “África es todo polvo y pobreza”. La semana pasada fui a la Oficina de Información y Atención al Ciudadano del Ministerio de Justicia de Sevilla a pedir el certificado de antecedentes penales para la candidatura de un puesto de trabajo en Níger. La funcionaria que me atendió miró fijamente el impreso que había rellenado previamente y sorprendida preguntó: “¿Níger qué es lo que es? ¿Nigeria?

En el momento la pregunta me pareció divertida por su espontaneidad y no le di la menor importancia. Al salir de la oficina el símil Níger – Nigeria me rondaba la cabeza. Pensé en cuánto se sorprenden los españoles de las típicas estadísticas que reflejan que parte de la población estadounidense ignora en qué punto de planeta se encuentra nuestro país. Es una pena que en un mundo en el que con un simple click tengamos acceso a tanta información, no conozcamos la existencia de países enteros, ni la riqueza que esconden sus culturas. Como nuestra misión es la de facilitar el conocimiento de la cultura africana, dedicaremos algunos capítulos a explorar algunas de las maravillas de Níger.

Hoy descubriremos al pionero del cine de animación en África, Moustapha Alassane (Níger, 1942). Desde joven le apasionó la imagen en movimiento, ofrecía espectáculos con recortes de dibujos de animales que movía delante de una linterna. Años más tarde conoció a Jean Rouch, autor francés de documentales etnográficos, que le acercó las técnicas del lenguaje cinematográfico y le alentó a viajar a Canadá para profundizar en el cine de animación. En el año 1963 realizó su primer cortometraje de animación Aouré, que podemos considerar como el primer registro audiovisual de este género en el continente africano. Tres años después, volvió a sorprender al público con la creación del primer western africano de la historia Le retour d´un aventurier, una obra asombrosa que pone en evidencia el mimetismo de los africanos respecto a cualquier estímulo cultural procedente del extranjero.

La sátira y el humor negro son sus recursos predilectos de denuncia política y crítica social. Las ranas tienen un especial significado en sus trabajos, puesto que según Alassane resulta más cómico animar a ranas que a seres humanos. Su filmografía cuenta con más de 30 títulos de animación, ficción y documentales. Ha recibido el reconocimiento de numerosos festivales internacionales como Cannes, Cartago o Tarifa. Actualmente vive en Tahoua, una pequeña ciudad situada al sur de Níger, lejos del tráfico y de las multitudes de Niamey, la capital.

A continuación podemos ver el cortometraje Bon voyage (1969), y el documental Moustapha Alassane, cinéaste du posible (2009) de los realizadores Maria Silvia Bazzoli y Christian Lelong. Sentimos que esta última película esté en francés sin subtítulos, pero merece la pena ver algunos instantes de la magnífica obra de Alassane.

 

 

Like this Article? Share it!

About The Author

7 Comments

  1. MARÍA 2 febrero, 2012 at 14:14

    Si que es necesario dar a conocer la cultura africana, es una pena pero es necesario reeducar a muuucha gente, cargada de prejuicios y estereotipos que por otro lado les impide disfrutar de un mundo muy amplio y apasionante, en concreto el africano.

    Esperamos próximos capítulos. Gracias.

    • afribuku 2 febrero, 2012 at 18:24

      Gracias, María. Es difícil que la sociedad abandone todos esos clichés de un día para otro. La sociedad tiene impregnadísima esa idea de África/miseria, pues recibimos diariamente un bombardeo de mensajes de ese estilo. Está claro que la miseria existe, pero no es lo único, hay miles de cosas maravillosas de las que nunca se hablarán. Y culturalmente España es un país especialmente hermético, ¿qué se conoce de Portugal, Marruecos o Francia?

  2. Eva 2 febrero, 2012 at 15:07

    Justo ayer tuve una reflexión parecida, al hilo de una serie de comentarios por parte de una de mis compañeras (francesa) de un curso de conversación de italiano. El caso es que la profesora nos hizo una panorámica de la situación económica y social de los años 50 en Italia. Pues bien, cada vez que la docente hacía algún comentario relacionado con la miseria de aquellos tiempos, ella lo relacionaba automáticamente con África, con comentarios de una ignorancia y de una generalización tal, que me daban ganas de decirle: ¿pero tú has ido alguna vez a África o te guías por los prejuicios e ideas preconcebidas con los que te manipulan los medios de comunicación de tu país? Penoso.

    • afribuku 2 febrero, 2012 at 18:36

      A Eva: Es cierto que la gente es demasiado cansina con África=miseria. En España hay un 20% de pobres y en Francia también hay personas que lo pasan muy mal. Y no son pobres que no llegan a fin de mes y se acabó, para nada, gente que vive debajo de puentes, que no tienen eletricidad, agua corriente, etc. El problema es que en Europa se ha desplazado la pobreza al extrarradio para disimularla y mostrar que es algo ajeno al Estado de bienestar. Es más fácil acusar al otro que a uno mismo, y claro, a África le han puesto el sambenito de ser el lugar más mísero del planeta y le han quitado toda su dignidad. Como dices, penoso.

Leave A Response